Kirchner regresó de la Cumbre

Fue hace miuntos. El presidente decidió no participar de la "Declaración de Santiago", en el marco de la Cumbre Iberoamericana que se desarrolló en el país trasandino. En ese acto, Argentina estará representada por el canciller Jorge Taiana.

El presidente Néstor Kirchner retornó al país poco después del mediodía, luego de haber participado en la Cumbre Iberoamericana en Santiago de Chile.

El mandatario volvió junto al jefe de Gabinete, Alberto Fernández; la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; y el titular de la Anses, Sergio Massa.

Kirchner decidió adelantar su regreso a Buenos Aires y fue representado por el canciller Jorge Taiana en la firma del documento final elaborado en la capital trasandina.

Asimismo, esta tarde, Kirchner y la presidente electa, Cristina Fernández, recibirán al titular del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la residencia de Olivos.

El conflicto se agrava

La fábrica de celulosa de la empresa finlandesa Botnia, que está en el centro de la controversia, comenzó a funcionar este viernes en territorio uruguayo luego de que el presidente Tabaré Vázquez autorizara su puesta en marcha.

Horas después de recibir la habilitación, la planta situada en la margen oriental del río Uruguay, que sirve de límite entre ambos países, encendió las calderas.

El ministro uruguayo de Medio Ambiente, Mariano Arana, explicó que, una vez concedida la autorización, estaba en manos de Botnia la decisión de en qué momento comenzaría a producir.

En inicio de operaciones desató el malestar de Argentina, que se opone a la fábrica por considerar que contaminará las aguas del río Uruguay.

Por su parte, el gobierno de Montevideo insiste en que el efecto ambiental será controlado y que Botnia representa una inversión vital para el país.

Durante su discurso en la Cumbre Iberoamericana, el presidente argentino, Néstor Kirchner, se manifestó "dolido" por la decisión uruguaya, la cual dijo no comprender.

También pidió perdón al rey Juan Carlos de España, país que actúa como facilitador en el conflicto: "Le pido disculpas porque le solicité que medie en el problema con Uruguay. Hizo un esfuerzo tremendo. Nunca lo quise colocar en una situación difícil".

Comparación

A su turno, Vázquez se quejó de los ambientalistas argentinos, que rechazan la planta de Botnia cortando los pasos fronterizos entre ambos países, y comparó sus acciones con el bloqueo que realiza Estados Unidos contra Cuba.

Uruguay ya había advertido que no iba a haber avances en las negociaciones hasta que los manifestantes abandonaran los piquetes, los cuales -aseguró- afectan su economía.

De todas maneras, Kirchner y Vázquez coincidieron en algo: la necesidad de impulsar el diálogo en un diferendo cuya solución los analistas ven cada vez más lejana.

El grado de rispidez al que llegó la relación bilateral quedó en evidencia luego de que Vázquez ordenara este viernes el cierre del paso fronterizo entre la ciudad uruguaya de Fray Bentos, donde se encuentra Botnia, y la localidad argentina de Gualeguaychú, epicentro de los reclamos de los ambientalistas.

Además, la fuerza aérea de Uruguay dispuso una restricción para cualquier vuelo que pase a menos de cinco kilómetros de la planta papelera.

Por su parte, Argentina citó al embajador uruguayo en Buenos Aires, Francisco Bustillo, y le entregó una carta de protesta por la autorización dada a Botnia por considerar que "agrava la controversia".

Opiniones (0)
19 de junio de 2018 | 20:52
1
ERROR
19 de junio de 2018 | 20:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"