Kirchner no descarta convocar al embajador en Montevideo

Néstor Kirchner no descarta la posibilidad de convocar a Buenos Aires al embajador argentino ante Montevideo, Hernán Patiño Mayer, en el marco del agravamiento del conflicto con Uruguay por la pastera Botnia.

La decisión es, por ahora, no apelar a esa medida, formal, pero siempre es un signo de que las relaciones entre dos países ingresaron en zona de auténtico riesgo y está en carpeta en el Gobierno.  

Y para su uso o no, el Presidente apelará a la lógica de los "mandamientos" del general Perón: "Todo en su medida y armoniosamente", es la norma que se ha fijado Kirchner para ir dando pasos en la nueva realidad que muestra el conflicto, y ante la posibilidad, puntualmente, de llamar a Patino a Buenos Aires.

Así lo indicaron fuentes de la comitiva presidencial que esta noche trasmitieron las conclusiones a las que arribó el Presidente tras la sorpresiva movida de Tabaré Vázquez, su estado de ánimo y su idea sobre cómo seguir.

Kirchner se irá en las próximas horas de esta ciudad convencido que el presidente uruguayo llegó hasta esta cumbre de mandatarios iberoamericanos con la decisión de utilizar este marco para dinamitar lo que quedaba de la mediación del Rey de España en la controversia por la papelera. Y con la decisión de que este fuera el marco también para que se supiera que había habilitado a la empresa funcionar.

"Estaba todo armado", evalúa el Presidente por estas horas, según confiaron las fuentes oficiales. Habla de los últimos dos días de dichos y acciones de Tabaré Vázquez.

Y recuerda que, "como ya lo había decidido en su momento", el gobierno argentino se ajustara a dar la pelea en el marco de las demandas planteadas ante la Corte de La Haya.

Admite que, en verdad, este es el único camino que ha quedado abierto, puntualizaron los voceros.

Pero esta dispuesto, de cualquier modo, a "respetar la voluntad que el Rey aún tiene de buscar el diálogo y una forma de acuerdo" entre la Argentina y Uruguay.

"Cuándo te comprometes a aceptar esas reglas de juego, tenés que cumplir?, dice. Y agrega: "Nunca vamos a abandonar la vocación de conversar".

Cree también Kirchner que "se podría haber evitado" llegar hasta donde "Tabaré llevó el conflicto". Puntualmente, considera que Vázquez podría haberlo evitado. Y rememora su experiencia con litigios complejos con otros países, como el que sostuvo, como gobernador de Santa Cruz, con Chile por los Hielos Continentales.

"Era una cuestión muy difícil y se resolvió, sin fases críticas, mediante los canales institucionales", recuerda ahora.

El Presidente se niega, por otra parte, a reconocer si el hecho de que Tabaré haya sido un mandatario que contó con su amplia simpatía desde cuando todavía era candidato, agudiza el impacto de la "indignación" que siente a esta altura del conflicto.
"No es cuestión de afectos ni de broncos, sino de responsabilidades", repite, según transmitieron sus voceros.  

Jura también que la respuesta del gobierno argentino al cierre de la frontera en Fray Bentos que ordenó Tabaré será la de "actuar con serenidad, tranquilidad y sin movernos del pensamiento de convivencia".

"Pobre pueblo cubano", es la expresión con que Kirchner sintetiza, por lo demás, la comparación que Vázquez hizo del bloqueo a Cuba con los cortes de los puentes a Uruguay. Admite que la relación, en definitiva, quedó "muy dañada" y asegura que encontró "alta comprensión" de la postura argentina entre los mandatarios que asisten a la cumbre que se desarrolla aquí.

El Presidente, puesto a especular sobre qué les diría o pediría a los asambleístas, dice que sólo les señalaría que "siempre hay que actuar con racionalidad y no caer en provocaciones ni en actitudes xenófobas".

"De cualquier modo, no hay que dramatizar, hay que resolver y el camino en este caso es el arbitraje internacional", concluye, siempre según sus portavoces.

Luego, en busca de la distensión, revela que va a escribir un libro. Precisó que "hace rato" que trabajan para eso con Oscar Parrilli. Nada quiso decir, en cambio, de la temática que abordará en su debut literario.

Y, ante ciertas derivaciones de la conversación, ayer también se le escucho reconocer a Kirchner: "Jamás diría que no volvería a ser presidente".
Opiniones (0)
17 de julio de 2018 | 09:43
1
ERROR
17 de julio de 2018 | 09:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"