Neumáticos, Obama, Boudou y el FMI

La noticia internacional es el impuesto a los neumáticos chinos que aplicó Barack Obama, dando muestras de una política claramente proteccionista para Estados Unidos y más cercana a los sindicatos. Si a esto le sumamos la política sanitaria que busca incrementar el gasto público, y el déficit creciente de la economía americana, estamos cada vez más cerca de un gobierno de neto corte socialista para Estados Unidos.

En este contexto el dólar viene devaluándose a pasos agigantados, sin por el momento ver una suba de los tipos de interés. Si bien a escala global no hubo una sustitución en la moneda de ahorro en los bancos centrales del mundo, la devaluación del dólar está llegando a niveles muy elevados.

El dólar contra el euro cotiza en 1,46 y Europa está sintiendo los problemas de una moneda fuerte. Recordemos que la crisis internacional estalló cuando el dólar contra el euro estaba en 1,60. En la actualidad parece muy elevada la actual paridad, y sería saludable que la reevaluación del euro se detenga en torno de estos valores.

Las materias primas han subido muchísimo aunque ni por asomo llegan a los máximos de un año atrás. Creemos que una reevaluación del dólar podría ubicarlas en un precio mucho más razonable que el actual.

Está claro que el mundo no puede salir de la crisis desde el nivel actual, aún resta una baja en los mercados de valores y materias primas. La tasa de corto plazo sigue exageradamente baja, pero a partir de octubre se terminan planes de estímulo en la economía, como también las intervenciones para mantener bajos los tipos de interés de largo plazo.

En Argentina, la suba de los mercados viene pegada a la mejora mundial. Hay anuncios de ir a una reestructuración de la deuda en cesación de pagos, pero no se habla del embargo que pesa sobre el país en el juzgado de Thomas Griesa y tampoco de la auditoria que le pedirá el FMI para refinanciar los pagos del Club de Paris.

La baja en los precios de la soja es alarmante, a cosecha ya se ubica cerca de los 200 dólares la tonelada, no llegan las heladas en el hemisferio norte y el buen clima en el hemisferio sur hace presagiar una cosecha record, lo que presionaría más a la baja los precios.

En un mundo en donde a futuro pocas cosas son creíbles, ya que los países desarrollados están incurriendo en fuertes déficit, acopiar soja a futuro no debería ser mal negocio. Sin embargo, hoy no luce como alternativa, aunque hay que comenzar a mirarla con cariño si cae por debajo de los 200 dólares la tonelada a cosecha.

No vemos a los mercados a la suba, seguimos esperando la corrección que septiembre viene postergando. No creemos en un acuerdo con el FMI, y vemos un mundo más proteccionista y con tasas en suba. En resumen, sumar liquidez para esperar que el panorama aclare.
Opiniones (0)
17 de agosto de 2018 | 01:30
1
ERROR
17 de agosto de 2018 | 01:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"