"Sigo firme" con la causa, aseguró Kirchner a los asambleístas en Santiago

El presidente Néstor Kirchner recibió hoy un documento de asambleístas entrerrianos que se manifestaban en las inmediaciones de la embajada argentina en Chile contra la papelera de Botnia y ratificó su compromiso con la causa ambiental.
 
De todos modos, el primer mandatario reiteró que la Argentina "esperará" el fallo de la Corte de La Haya sobre el conflicto.

En un breve contacto con los asambleístas entrerrianos, el Presidente reafirmó su postura a favor de la "relocalización" de la planta pastera montada en Fray Bentos, pero reiteró que habrá que "esperar la decisión" de la Corte Internacional de La Haya para que se resuelva el conflicto con Uruguay.

"Un deber como Presidente es recibir todas las demandas y todos los petitorios que hacen los ciudadanos argentinos. Mi posición en el tema es absolutamente clara en cuanto a la relocalización y en cuanto a esperar la decisión de (la Corte de) La Haya", sostuvo Kirchner tras su contacto con los asambleístas.

Kirchner ingresó a la delegación por una puerta alternativa, pero antes de subir al atril donde se desarrolló el acto salió a la calle nuevamente y se acercó al lugar donde esperaban los ambientalistas para recibir el documento.

"Yo estoy siempre firme con lo que les dije el primer día que fui a Gualeguaychú", les contestó Kirchner a los asambleístas, quienes, encabezados por Roberto Cagnoli, le entregaron por escrito el reclamo para que la Argentina no ceda en el pedido de relocalización de la planta de Botnia.

Los ambientalistas expresaron además su pedido verbalmente, para que Kirchner "no abandone" la causa del traslado de la planta, ante lo que el jefe de Estado respondió: "Se mantiene firme lo que dije el primer día, cuando estuve con ustedes en Gualeguaychú".

En ese marco informal, los ecologistas le pidieron un encuentro al Presidente: "Nos tenemos que encontrar", señalaron.

"Sí", aceptó el jefe de Estado argentino, quien había solicitado previamente a la prensa que se alejara del lugar donde mantuvo la conversación con los asambleístas, aunque los periodistas permanecieron allí y pudieron escuchar el intercambio de palabras.

A través de la misiva, que también fue presentada en la residencia oficial de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, los asambleístas pidieron "encarecidamente" a los "representantes de los pueblos de Iberoamérica", que "defiendan los intereses de sus gobernados por encima de los intereses de las empresas saqueadoras y contaminantes, que pretenden adueñarse de los recursos naturales, sin importarles la salud, la economía y el medio ambiente".

Denunciaron además que "el Rey Juan Carlos de España y el presidente (del Gobierno español) Rodríguez Zapatero, tienen gran responsabilidad en esta cuestión ya que pertenecen al "viejo mundo", que se saca de encima estas empresas y, sin escrúpulos, propician su instalación en otras latitudes".

"Aún están a tiempo de impedir que Botnia funcione, para que no se siga profundizando la crisis social generada en esta región.
Seguiremos de pie en defensa de nuestros intereses", indicaron los asambleístas, los que además reiteraron que el Gobierno uruguayo "nunca obtendrá la licencia social" del pueblo de Entre Ríos para la instalación de la planta en la región.
Opiniones (0)
18 de julio de 2018 | 12:01
1
ERROR
18 de julio de 2018 | 12:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"