Kirchner pidió celeridad a la Justicia en el procesamiento de represores

El Presidente criticó a los jueces y les pidió que se dejen "de ir y venir" y se quejó de lo mucho que "cuesta que la Justicia despierte". Y abogó porque los "jerarcas y los ideólogos civiles sean llevados a juicio oral". Encabezó con Cristina la inauguración del Monumento a las víctimas de terrorismo de Estado.

El presidente Néstor Kirchner cuestionó hoy las demoras en la Justicia para el procesamiento de represores de la última dictadura y reclamó que se someta a "juicio oral" a los "jerarcas" y a los "ideólogos" del terrorismo de Estado.

"Cuánto cuesta que la Justicia despierte, cuánto cuesta que los jueces dejen definitivamente de ir y venir. Yo sé que Cristina va a profundizar a fondo, porque los jerarcas todavía no han pasado por los juicios o han pasado muy poquitos", sostuvo Kirchner al encabezar la inauguración del Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado en el Parque de la Memoria.

Se refirió, de inmediato, a los represores condenados Christian Von Wernich y Miguel Etchecolatz como "un lamentable sacerdote y un lamentable policía, que no merecen ser nombrados", dijo que la Argentina debe "seguir, seguir y seguir" en la búsqueda de justicia y subrayó: "Eso no divide a los argentinos, la Justicia une".

"Que toda la estructura del Poder Judicial se movilice para que veamos que la impunidad se termina. Los monstruos de ayer siguen tratando de imponer el terror, a la cultura del terror nosotros le respondemos con el amor, y a la cultura de la venganza con la cultura de la convivencia y la justicia", apuntó Kirchner.

El jefe de Estado advirtió además que la desaparición de Jorge Julio López "es la llama viva de la impunidad que sigue" en la Argentina y ratificó que el Gobierno continuará trabajando por su aparición.

"Recién escuché un sentir que comparto, pero que nos coloca en el justo lugar en el que estamos: que aparezca Jorge Julio López", sostuvo Kirchner en el acto de inauguración del Monumento en el Parque de la Memoria, donde poco más de una decena de personas reclamaron a viva voz por el testigo desaparecido.

Kirchner estuvo acompañado en el acto por su esposa y mandataria electa, Cristina Fernández, y el jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman, quien al tomar la palabra aprovechó para destacar la "importancia" de la ceremonia y enviar un mensaje a los "negacionistas", opuestos al juzgamiento de los acusados por violaciones a los derechos humanos.

"Este es un acto para recordar, pera responder a los negacionistas", subrayó Telerman, que fue escuchado al pie del escenario por decenas de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y por más de medio Gabinete nacional.

En el escenario se sentaron los ministros Nilda Garré (Defensa), Carlos Tomada (Trabajo) Ginés González García (Salud), Alberto Iribarne (Justicia), el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y debajo se ubicó el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde.

El acto fue abierto por Marcelo Brodsky, familiar de un desaparecido e integrante de la Comisión Pro Monumento, que se levantó frente a Ciudad Universitaria y a la vera del Río de La Plata.

"Cada una de las casi 9 mil placas con los nombres de los desaparecidos, asesinados o caídos en combate en este país se pueden tocar y están al alcance de la mano", afirmó Brodsky, quien recordó que el proyecto fue acompañado desde el primer momento por Aníbal Ibarra y provocó un aplauso para el ex jefe de Gobierno porteño que se encontraba a un costado del escenario.
Opiniones (0)
18 de julio de 2018 | 06:31
1
ERROR
18 de julio de 2018 | 06:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"