El gobernador de Santiago del Estero echó al jefe del Servicio Penitenciario

Anunció su remoción a raíz del motín que el domingo provocó 32 muertos en el penal de varones. También, comunicó la creación de un comité de diagnóstico y normalización integrado por funcionarios del Ministerio de Justicia de la Nación para investigar el hecho. Hoy, una inspección ocular determinó que la construcción "no es la adecuada", según la legislación internacional.

El gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, echó este martes de su cargo al director del penal donde el domingo murieron 32 presos y creó una comisión a cargo del Servicio Penitenciario Federal (SPF) que se hará cargo de la cárcel hasta que se determinen las causas que provocaron la tragedia.

En una conferencia de prensa ofrecida en la Casa de Gobierno, Zamora afirmó que, de acuerdo con los informes oficiales, los reclusos murieron tras "un intento de fuga que fue controlado y posteriormente una protesta que motivó una requisa", la cual derivó en el incendio de colchones en la cárcel.

Según el gobernador, la revuelta estuvo liderada por varios "cabecillas", entre ellos un recluso oriundo de Tucumán con uatro antecedentes por fuga a quien no mencionó, pero que se trata de Luis Clemente Nadotti.

A través de un decreto, Zamora relevó de su cargo al alcalde mayor Rodolfo Camaño, director del penal donde se produjeron las muertes y a cargo de la Dirección del Servicio Penitenciario provincial.

En su lugar, quedará a cargo un Comité Provisorio de Diagnóstico y Normalización integrado por tres funcionarios del SPF: el inspector general Carlos Grassini, el alcaide mayor Ricardo Machado y los alcaides Marcos y Sergio Alvarez.

Por otra parte, el mandatario envió sus condolencias a los familiares de las víctimas y calificó las muertes como un "hecho doloroso que no tiene precedentes" en la provincia y prometió una investigación "transparente".

La causa está a cargo del juez en lo Criminal y Correccional de 4ta. Nominación, Ramón Tarchini Saavedra, quien por orden del Superior Tribunal de Justicia quedó abocado en exclusiva a la investigación, ya que lo relevaron del resto de las causas.

Con ese fin, en el penal comenzó a trabajar un equipo de expertos en criminalística y los miembros del Servicio Penitenciario Federal que viajaron a la provincia especialmente para colaborar y este martes realizaron una inspección ocular que arrojó que la construcción de la cárcel no es "la adecuada".

Una de las hipótesis que se investiga es que uno de los presos muertos, "El Tucumano" Nadotti, planificó una huida en el horario de las visitas y como se frustró, esto originó el motín, tal como lo dijo este martes por la tarde Zamora.

Pero los presos y sus familiares aseguran que todo se desencadenó a raíz de la represión penitenciaria a un reclamo masivo de internos por las pésimas condiciones carcelarias y malos tratos a las visitas, especialmente hacia las mujeres.

Si bien este martes por la mañana se informó que el número de presos muertos era 34, el gobernador dijo esta tarde que son 32, cifra que
incluye al recluso Ramón Gutiérrez, quien se encontraba internado en el hospital Regional de la capital provincial.

Fuentes vinculadas a la causa informaron a Télam que la confusión surgió porque el día del motín en la morgue judicial había dos cuerpos de víctimas de un accidente de tránsito que se "mezclaron" con los fallecidos en el penal.

Según voceros del Cuerpo Médico Forense, todos los presos murieron a raíz de la inhalación de gases tóxicos y desacreditaron a los familiares que afirman que algunos de los reclusos tenían golpes de palos y balazos de goma.

En tanto, en el Hospital Regional se hallan internados tres reclusos en gravísimo estado, con asistencia respiratoria y en coma farmacológico, quienes fueron identificados como Miguel Guzmán, Diego Villareal y Raúl Coronel.

La tragedia carcelaria de Santiago del Estero es una de las más graves ocurridas en el país y, según consideró el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) se explica "por la falta de medidas de prevención y las graves condiciones de hacinamiento que caracterizan a las unidades penales provinciales".

"Si bien no son claras las causas que originaron este motín y el incendio", para el CELS hay "responsabilidad directa del Estado por la vida de quienes se encuentran a su cuidado, y su obligación de garantizar condiciones de detención que respeten y garanticen los derechos de las personas privadas de su libertad".

El delegado de la Pastoral Social y Derechos Humanos de la Diócesis de Santiago del Estero, Sergio Lamberti, aseguró a radio América que existen "muchas dudas, muchos interrogantes sobre lo que realmente ha pasado".

"Conocemos a partir de denuncias de los mismos internos y sus abogados de reclamos que tienen que ver con la demora de justicia. De los 33 reclusos muertos, el 50 por ciento eran procesados o sin condena firme. El reclamo tiene que ver además con la situación de hacinamiento: la sección donde ocurrieron la mayoría de las muertes era para albergar a 15 personas y estaban conviviendo 41", resaltó Lamberti. 
Opiniones (2)
22 de julio de 2018 | 08:28
3
ERROR
22 de julio de 2018 | 08:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. WWW.INSTRUCTORSWAT.COM.AR
    2
  2. bueno me parece que el gobernador hizo perfecto ,lo que tendria que haber hecho ya hace tiempo solo que el servicio penitenciora oculta muchas cosas,hay mucho que nunca salio a la luz ,cuella,salomon, manejaban la batuta en el penal y todo lo hacian morir entre los muros,robaban ,utilisaban a los presos a cambio de beneficios,traian prostitutas al penal , hacian orgias de todo tipo alli adentro y tenian tal desprecio a los presos que los dejaron morir
    1