Piden 10 y 12 años para los imputados por el motín Vendimial

El fiscal Oscar Giacomassi entendió que los presos Fraile y Barloa fueron los organizadores de la revuelta de 2000. Pidió una pena más alta para el segundo de ellos, porque los testigos lo vieron portar un arma.

El fiscal Oscar Giacomassi pidió penas de 10 años de prisión para Humberto Fraile y 12 años para Miguel Ángel Barloa, imputados por "privación ilegítima de la libertad agravada". Los dos están sospechados de ser los organizadores del motín Vendimial en 2000, que mantuvo en vilo a las autoridades durante dos días.

Giacomassi se apoyó en la declaración que ayer prestó Omar Pérez Botti para justificar su pedido. Hasta ese momento, ningún testigo había comprometido a los imputados. Pero el ex integrante de la Bicameral de Seguridad hizo hincapié en la participación que tuvieron los imputados como "líderes" del motín y no como meros "intermediarios".

Esta situación fue aprovechada por el fiscal para sostener la acusación y justificar el pedido de condena. Además de Fraile y Barloa, otros cuatro internos estaban sindicados como responsables del motín; todos asesinados en diferentes penales del país.

Desde el punto de vista práctico, la acusación del fiscal tuvo como único sustento la versión contada por Pérez Botti. Desde lo discursivo, la exposición de Giacomassi fue impecable, sin grietas y con una estructura lógica de presentación, nudo y desenlace. Cuando terminó de hablar, pareció que no había otra opción más para los imputados que una sentencia condenatoria.

 

Declarando por un sueño

Pablo Cazabán, defensor de Barloa, armó su alegato con la idea de desacreditar la declaración de Pérez Botti; sobre todo, porque nunca quedó en claro cómo fue que el ex funcionario tuvo tanto protagonismo si ni siquiera aparecía en la lista inicial de testigos.

"Lo de Pérez Botti parecía 'Declarando por un sueño'. Sólo faltaba que tuviera un caño y comenzara a dar vueltas", ironizó el abogado. La comparación tuvo que ver con la fama que tiene Pérez Botti de buscar trascendencia mediática.

Por su parte, el defensor oficial, Eduardo Castro (representa a Fraile), dijo que si no hubiese sido por su cliente, seguramente habrían existido víctimas fatales.

Pasaron siete años desde el episodio de crisis carcelaria más importante de Mendoza. El 03 de marzo de 2000, en época de Vendimia, se produjo el levantamiento de los internos durante un festival folklórico. Después dé dos días de negociaciones, los reclusos se desistieron y liberaron a los rehenes.

Mañana a las 9.30, los jueces de la Tercera Cámara del Crimen le preguntarán a los imputados si quieren agregar algo más. Después será cuestión  de minutos para saber cómo terminar esta historia.

 

Opiniones (0)
18 de febrero de 2018 | 05:19
1
ERROR
18 de febrero de 2018 | 05:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve