La magnitud del triunfo de Cristina en Mendoza

La fórmula presidencial obtuvo 60% de los votos, 15% más de los que había recibido a nivel nacional.

Los cinco diputados nacionales electos por Mendoza responderán a la presidenta y colaborarán con su hegemonía en el Congreso.

El radicalismo se diluyó por completo y quedó en duda su renacimiento a través de Julio Cobos.

En Mendoza ganó la elección Celso Jaque, está claro. Pero: ¿saben los mendocinos hasta qué punto triunfó Cristina de Kirchner en estas tierras, políticamente hablando? Aquí, algunos datos para tener en cuenta.

Votos

La fórmula presidencial Cristina-Cobos se impuso en nuestra provincia por más del 60% de los votos. Es decir, por una buena cantidad de votos más que los que obtuvo el oficialismo a nivel nacional (45%).

Diputados

El objetivo del matrimonio presidencial era, además de ganar la presidencia en primera vuelta, conseguir muchos votos para incrementar su poder en el Congreso Nacional. Y lo consiguieron, con creces.
 
En la Cámara de Diputados de la Nación, el kirchnerismo controlará más de 140 bancas, o sea, 11 escaños más de los que necesitaba para obtener quórum propio.

Por otro parte, en el Senado Nacional, la bancada del Frente para la Victoria pasará a tener 45 senadores (hoy cuenta con 41. Esto significa que quedará a sólo tres de los dos tercios necesarios para enjuiciar jueces, sancionar legisladores y tratar temas sobre tablas sin la presencia de la oposición.

Mendoza aportará para ello cinco diputados nacionales plenamente identificados con la causa kirchnerista. En primer lugar, Patricia Fadel, una veterana del Parlamento Nacional y soldado de Juan Carlos Chueco Mazzón, uno de los operadores top de Kirchner.

A la dama de Tunuyán se suman los ex sindicalistas Guillermo Pereyra y Dante González (el primero, muy conectado a Carlos Kunkel, otro abanderado de K).

Los otros dos diputados nacionales que asumen el diciembre también están en ese universo. Se trata, en primer lugar, de Laura Montero, la ministra de Economía de la provincia, quien sólo empañó su relación con el planeta K por la polémica respecto de los números de la inflación.

El otro diputado electo es Jorge Pampa Alvaro, amigo personal del presidente de la Nación. Ningún mendocino –incluidos Cobos y Jaque- tienen el nivel de relación de Alvaro con los Kirchner, a quienes conoce desde los años de militancia en La Plata, durante los 70.

Adiós a la UCR

El romance entre Julio Cobos y el presidente Kirchner destruyó las pretensiones electorales del radicalismo mendocino. Fue un letal golpe a la oposición en una de las provincias más importantes aún permanecían bajo el control político de la UCR.

Y eso quedó claramente expresado en las urnas. El candidato a gobernador del cobismo obtuvo, ya casi finalizado el recuento, 30,02%. Iglesias, por su lado, consiguió casi el 10%, Juntos, quizás habrían ganado las elecciones por un escueto margen de sufragios, ya que Celso Jaque ganó las elecciones con el 38% de los votos.

La demolición de la UCR- una movida que empezó a plasmarse definitivamente con la puesta en escena del acto del 25 de mayo en Mendoza, plagada de militantes kirchneristas movilizados expresamente para la televisión, quienes estuvieron minutos en la provincia para darle pompa a la concertación- se expandió a otros territorios.

Es el caso de Mar del Plata, donde al radical K Daniel Katz le pasó lo mismo que a Cobos: no logró imponer a su sucesor en la intendencia marplatense.

La suerte de Katz parece echada, ya que ha perdido el crédito político que parecía catapultarlo al futuro gobierno de Daniel Scioli como funcionario.

Así, los magros resultados electorales del radicalismo K le ponen suspenso al futuro del gobernador Cobos y su plan de refundar la UCR.

En contraste, la victoria de los Kirchner, en la que influyó notablemente Mendoza, hace que las aspiraciones políticas del matrimonio presidencial no tengan techo.

Opiniones (2)
23 de febrero de 2018 | 22:24
3
ERROR
23 de febrero de 2018 | 22:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. CARTA ABIERTA A LA PATRIA Julio Cortazar (París 1955) Esta tierra sobre los ojos, este paño pegajoso, negro de estrellas impasibles, esta noche continua, esta distancia. Te quiero país, tirado abajo del mar, pez panza arriba, pobre sombra de país, lleno de vientos, de monumentos y esperpentos, de orgullo sin objeto, sujeto para asaltos, estúpido curdela inofensivo puteando y sacudiendo banderitas, repartiendo escarapelas en la lluvia, salpicando de babas y estupor canchas de fútbol y ring sides. Pobres negros. Te estás quemando a fuego lento y donde el fuego, donde el que come los asados y tira los huesos, malandras, cajetillas, señores y cafishios, diputados, tilingas de apellido compuesto, gordas tejiendo a dos agujas, maestras normales, curas, escribanos, centroforwards livianos, Fangio solo, tenientes primeros, coroneles, generales, marinos, sanidad, carnavales, obispos, bagualas, chamamés, malambos, mambos, tangos, secretarías, subsecretarías, jefes, contrajefes, truco, contraflor al resto. y qué carajo si la casita era un sueño, si lo mataron en pelea, si usted lo ve, lo prueba, y se lo lleva, liquidación forzosa, se remata hasta lo último. Te quiero país tirado a la vereda, caja de fósforos vacía. Te quiero, tacho de basura que se llevan sobre una cureña envuelto en una bandera que nos legó Belgrano, mientras las viejas lloran en el velorio, y anda el mate con su verde consuelo, lotería de pobre. En cada piso hay alguien que nació haciendo discursos para algún otro que nació para escucharlos y pelarse las manos. pobres negros que juntan las ganas de ser blancos. Pobres blancos que viven en un carnaval de negros. Qué quiniela, hermanito, en Boedo, en la Boca, en las chapas de zinc donde el río se frota, en la Plaza de Mayo, donde ronda la muerte trajeada de mentira. Te quiero, país desnudo que sueña con un smoking, vicecampeón del mundo en cualquier cosa, en lo que salga: tercera posición, energía nuclear, justicialismo, vacas, tango, coraje, puño, viveza y elegancia. Tan triste en lo lo más hondo del grito, tan golpeado en lo mejor de la garufa, tan garifo a la hora de la autopsia. Pero te quiero, país de barro y otros te quieren, y algo saldrá de este sentir. Hoy es distancia, fuga, no te metas, quévachaché, dale que va, paciencia. La tierra, entre los dedos, la basura en los ojos, ser argentino es estar triste, ser argentino es estar lejos, y no decir mañana porque ya basta con ser flojo ahora. Tapándome la cara, me acuerdo de una estrella en pleno campo, me acuerdo de un amanecer de Puna, de Tilcara de tarde, de Paraná fragante, de Tupungato arisca, de un vuelo de flamencos quemando un horizonte de bañados. Te quiero país, pañuelo sucio, con tus calles cubiertas de carteles peronistas, te quiero sin esperanzas y sin perdón, sin vuelta y sin derecho, nada más que de lejos y amargado. Y de noche.
    2
  2. Un gran aplauso por la nota. Los usaron, nos usaron,y se quedaron con todo.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve