Sobisch, el candidato más polémico

Jorge Sobisch arrancó la carrera electoral antes que el resto de los candidatos y en los 3 años y medio que lleva de campaña cruzó el país de punta a punta 4 veces, pero el asesinato del docente Carlos Fuentealba a manos de la Policía neuquina en abril último afectó su intento por llegar a la Rosada.

"Me lancé prematuramente porque era un desconocido", suele decir el gobernador neuquino en uso de licencia, cuya candidatura tambaleó fuerte cuando admitió haber ordenado la represión policial que desembocó en la muerte del maestro.

Nació el 16 de enero de 1943 en Buenos Aires, en el Hospital Militar, aunque la familia Sobisch ya se encontraba radicada en Neuquén desde hacía algunos años.

Volvió a Buenos Aires tres lustros más tarde para estudiar hasta que fue convocado a realizar el Servicio Militar en Colonia Sarmiento; luego volvió a Neuquén, donde fundó una empresa gráfica y dirigió el Club Deportivo Independiente.

Adhirió al Movimiento Popular Neuquino, de raíz peronista, partido con el que se consagró al frente de la Intendencia capitalina en 1983, hasta que en 1991 ganó la elección por la Gobernación, logro que repitió en 1999 y 2003.

Sin embargo, apenas iniciado su tercer mandato en la Provincia, decidió lanzarse a la contienda nacional, lo que provocó sorpresa con una campaña proselitista tempranera que inundó de afiches los principales centros urbanos del país cuando Néstor Kirchner estaba recién asumido.

A partir de su discurso se convirtió en uno de los referentes de la centroderecha y si bien trabajó junto a Mauricio Macri nunca logró conciliar posiciones con otro de los candidatos presidenciales de ese espacio ideológico: Ricardo López Murphy.

Está casado desde 1971 con la docente Liliana Planas, hija de pioneros de Neuquén, con quien tiene cuatro hijos y dos nietos.
Opiniones (0)
21 de julio de 2018 | 05:13
1
ERROR
21 de julio de 2018 | 05:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"