Un identikit, la clave para ubicar a uno de los autores de la masacre de los policías

Procuran identificarlo mediante el análisis de huellas dactilares levantadas en el lugar del hecho. Si bien se manejan varias hipótesis, creen que el móvil fue un problema pasional vinculado a uno de los tres efectivos, y que los otros dos fueron asesinados cuando pretendieron defender al agente atacado.

Los investigadores del asesinato de tres policías ocurrido el viernes pasado en una dependencia del Ministerio de Seguridad provincial tienen el rostro de uno de los presuntos autores del hecho y procuran identificarlo mediante el análisis de huellas dactilares levantadas en la escena del triple crimen.

Si bien se manejan varias hipótesis, fuentes de la investigación indicaron a Télam que los pesquisas creen que los homicidios estuvieron motivados por un problema pasional vinculado a uno de los tres policías muertos, y que los otros dos fueron asesinados cuando pretendieron defender al efectivo atacado.

La fiscal del caso Leyla Aguilar y los investigadores policiales a cargo del Superintendente Hugo Matzkin ya cuentan con un identikit de un sospechoso elaborado en base al testimonio aportado por un taxista.

La declaración de este taxista surgió cuando se presentó para relatar que la misma madrugada del viernes pasado, cuando se produjo el ataque, había tenido un "altercado de tránsito" con un hombre que conducía una camioneta en proximidades de la planta de Transmisión del Ministerio de Seguridad Provincial, en la localidad platense de Arana.

El hombre aportó los detalles fisonómicos de esa persona con la que mantuvo una fuerte discusión y, en base a ello, se confeccionó un identikit que, según la fuente consultada, es "muy preciso".

Ahora, los pesquisas pretenden lograr identificar a ese sospechoso mediante el resultado de un análisis de las huellas dactilares halladas en la escena del crimen y en la camioneta policial que fue robada por los delincuentes para escapar.

"Huellas hay montones, pero que sirven, solo unas pocas", dijo un investigador, quien aclaró que el lugar era frecuentado por muchos técnicos que "obviamente" dejaron marcados sus dedos en algún lugar y "esas huellas deben ser descartadas".

Los investigadores avanzaron en las últimas horas en la hipótesis de un hecho motivado por cuestiones pasionales en la que está involucrado uno de los tres policías, el oficial Alejandro Vatalaro.

En este marco, se cree que este policía que había egresado de la escuela de la fuerza en enero pasado estaba en pareja con una chica y que el ex novio de ésta sería quien ideó el ataque contra él.

Las sospechas apuntan a que los agresores llegaron a la dependencia del Ministerio de Seguridad provincial y que comenzaron a atacar a Vatalaro, pero que luego "la situación se desmadró" cuando el oficial Ricardo Torres Barboza y el sargento Oscar Díaz pretendieron defenderlo.

Para los investigadores fue llamativa la saña utilizada para concretar los crímenes (lo que los llevó a pensar en un hecho pasional) y en base a ello apuntan a que Vatalaro fue el principal blanco por la cantidad de puñaladas recibidas.

La autopsia determinó que los tres fueron atacados a cuchillazos y, luego, rematados a balazos, y los peritos científicos determinaron que en la escena del crimen fue encontrada sangre de una cuarta persona, por lo que se cree que uno de los atacantes resultó herido.

Los familiares de Vatalaro descreen de esta versión. El padre del oficial, Salvador Vatalaro, dijo hoy en declaraciones radiales que "hipótesis hay muchas, pero hay que dejar trabajar a quienes están a cargo".

Según los investigadores, los delincuentes huyeron a bordo del patrullero destinado a esa dependencia, el cual fue hallado luego en el barrio La Unión, de La Plata, y se robaron las armas reglamentarias de los dos oficiales, como así también una escopeta, una pistola ametralladora y los chalecos antibalas.

Dentro del móvil policial fueron hallados rastros de sangre y un guante de trabajo que pudo haber sido utilizado por uno de los atacantes.

Durante esta madrugada, unos 300 policías bonaerenses realizaron un importante operativo en busca de las armas robadas en Fuerte Apache, partido de Tres de Febrero, pero el resultado fue negativo.

Este miércoles, el Ministerio de Seguridad bonaerense ofreció una recompensa de 300 mil pesos a quien pudiera aportar datos para encontrar a los autores del hecho.

El gobernador bonaerense, Felipe Solá, recibirá este viernes al mediodía en su despacho de La Plata a Oscar Díaz (tío de Pedro) y Fabiana y Mónica Barboza (tías de Torres Barboza), quienes durante el encuentro podrían entregarle un petitorio, mediante el cual reclaman el rápido esclarecimiento del caso.
Opiniones (0)
20 de junio de 2018 | 03:15
1
ERROR
20 de junio de 2018 | 03:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"