Los que apuestan dinero en la competencia presidencial

Se conocieron algunos de los nombres de los empresarios que han aportado a la campaña de los distintos candidatos.

La campaña de Cristina Fernández de Kirchner es la más cara, con más de 11 millones de pesos. Le siguen Alberto Rodríguerz Saá (casi 10 millones) y Jorge Sobisch (más de cinco millones).

A pocos días de las elecciones, el gobierno y la cámara electoral dieron a conocer los nombres y los montos aportados por algunos generosos contribuyentes a su campaña.

Como es previsible, la fórmula Cristina Fernández de Kirchner – Julio Cobos le lleva la delantera al resto de los candidatos en cuanto a recaudación.

El límite que marca la ley para aportes de una sola persona o empresa a la campaña electoral es de $ 797.896. Sumados todos los partidos y candidatos en la Argentina no se puede gastar más de $ 39,8 millones en las elecciones. De ese monto, además, $ 14,8 millones deben ir a la provincia de Buenos Aires.

En el caso de la primera dama, los montos que aparecen asignados a cada empresario parecen casi decorativos; representan más una prueba de fidelidad que una solución financiera para la campaña.

No se explica de otra forma que Aldo Roggio haya aportado $ 5 mil pesos, igual que Gregorio Chodos, Jorge Brito, Clarisa Lifsic -presidenta del Banco Hipotecario-o Héctor Massuh. Hubo más desprendidos para con la primera dama; fueron la constructora Creaurban de Angelo Calcaterra (sobrino de Macri), que superó los $ 398.000 como Sitrack.com (ambos llegando al límite que permite la ley) o Cencosud (Supermercados Jumbo y shopping varios) con $25.000 pesos.

En total, Cristina de Kirchner consiguió, por lo declarado hasta ahora, casi $ 3.000.000 en donaciones ya recibidas de esa larga lista de empresarios, otros $ 7.000.000 que esperan recibir también por donaciones y aportes oficiales por $1.637.288. En total, el gasto de campaña declarado por Cristina supera los $11,5 millones, por lejos la más cara.

En recaudación la sigue la fórmula de Alberto Rodríguez Saá y Héctor Maya, que hasta ahora recibieron $ 310 mil en donaciones privadas más $ 200 mil de la empresa Las Aguilas, pero esperan llegar a $ 9 millones, para poder así financiar $ 9,8 millones.

Jorge Sobisch y Jorge Asís están terceros: todavía no declararon haber recibido ninguna donación, pero esperan ingresos por casi $ 5 millones con un costo total de campaña de  $5,5 millones.

Como recaudador, pocos candidatos le ganan a Ricardo López Murphy, teniendo en cuenta los votos que podría recibir en las elecciones del domingo. Hasta consiguió que José María Dagnino Pastore le entregara $ 500, que se sumaron a montos más considerables como los de Grimoldi ($50.000), Nuevo Banco de Santa Fe, Fiplasto, Papelera Sarandí o el frigorífico Quickfood. Entre todos le juntaron $ 521 mil para ayudar en una campaña que le está costando $ 1,3 millón.

Las campañas de de Elisa Carrió y de Roberto Lavagna son muy pobres comparadas con la de la Primer Dama. Carrió recibió como aporte estatal $ 846 mil, donaciones por $ 266 mil y tendrá que devolver préstamos por $ 380.000.

Entre los prestamistas están Facundo-Di Filippo que aportó $ 40.000; César Porto, $ 300.000 y Guillermo Smith, $ 40.000. Consiguió Carrió meterle la mano en el bolsillo a una serie de donantes por $ 1.000, entre los que está, curiosamente, el presidente de la Auditoría General, el radical Leandro Despouy (aunque el ARI aclaró que se trataba de un error, era una hija de este funcionario).

Entre los demás, ninguno de muy alto monto, está Santiago Del Sel con $ 10.000 (su futuro ministro de Planificación Federal), Alfonso Prat-Gay con $ 5.000, igual que su vicepresidente en el Central, Pedro Lacoste.

El caso de Lavagna es aún más misterioso. Habiendo pasado por la actividad privada, es imposible pensar que sólo una persona, de nombre Eugenio Sorcaburu, le haya donado $1.000, que se suman a otros $475 mil que recibió para la campaña. El resto de los gastos, en total $ 1,09 millón, proviene del aporte oficial que reúne la Alianza Concertación UNA, donde la parte mayor la pone el radicalismo, y de $ 100.000 que esperan recibir en donaciones.

En realidad, esas declaraciones de ingresos por donaciones futuras son el talón de Aquiles de este sistema que pretende ser transparente. Con esa variable, justifican los candidatos los montos que gastaron en la campaña, superiores al dinero recibido.
Opiniones (2)
22 de julio de 2018 | 18:15
3
ERROR
22 de julio de 2018 | 18:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Che, "Medio ambiente" por casualidad no sos el Poli Leon?
    2
  2. Me gustaría saber cuanto le pasan las mineras contaminantes de san juan a Jaque
    1