Optimismo de GM Argentina por el mercado brasileño

La marca estadounidense, declarada en bancarrota, manifestó su compromiso de consumir autopartes locales para impulsar el sector. Ese fue su compromiso con el gobierno argentino al recibir un préstamo con fondos del Anses.

La empresa General Motors (GM) de Argentina ratificó que la estabilidad laboral de sus operarios está asegurada hasta diciembre y dijo tener una visión "optimista" ante la crisis, porque Brasil, su principal mercado de colocación, mantiene una "estabilidad importante".

Así lo señaló en declaraciones a Radio El Mundo el vocero de GM para América Latina, Bernardo García, quien además señaló el compromiso de la marca para incrementar el consumo de autopartes locales para impulsar a ese sector.

La firma recibió hace pocos días un crédito de 70 millones de dólares del Gobierno Nacional, a pagar en cuatro años con una tasa variable que actualmente se ubica en el 18,5 por ciento.

El crédito, concretado con fondos previsionales de la ANSeS,  fue entregado por le propia presidente Cristina Kirchner en la planta de producción que GM tiene en la localidad santafesina de Alvear, a 15 kilómetros de Rosario.

Sectores de la oposición criticaron al Gobierno por utilizar fondos previsionales para entregar préstamos a privados y aseguraron que se está "saqueando" la caja de los actuales y futuros jubilados.

GM recibió parte de ese dinero y su vocero aseguró que "no hay por qué preocuparse porque se estén utilizando recursos de ANSeS, porque la gente va a recuperar ese dinero".

Una de las cláusulas impuestas por el Gobierno para otorgar el crédito fue que GM Argentina incremente el consumo de autopartes locales, para impulsar a otro sector de la industria que sintió fuerte el impacto de la crisis.

Por ello, García señaló que el objetivo de GM es que el nuevo modelo que sería lanzado a fin de este año "tenga mayor componente local".

"En eso estamos trabajando y por eso el Gobierno nos ha otorgado un préstamo", agregó el vocero de la firma.

La preocupación de la marca como del resto de las terminales está en poder conseguir que el mercado autopartista local brinde precios competitivos y piezas con elevado estándar de calidad. 

La industria automotriz argentina maneja un promedio de 40 por ciento de componente nacional que varía según las exigencias tecnológicas de los nuevos modelos.

"Cuanto más tecnología se incorpora a los vehículos más se dificulta conseguir las piezas a nivel local", explicó García.

GM Argentina se encuentra en plena etapa de preparación del Proyecto Viva, un nuevo vehículo que será lanzado al mercado local y brasileño.

Se trata de un auto que apunta a un segmento intermedio, con cinco puertas con un diseño realmente atractivo y comodidad interior, explicó el vocero.

Para concretarlo, la firma invertirá unos 500 millones de pesos, de los cuales 265 millones de pesos serán provenientes del crédito del Gobierno.

Actualmente, la planta de Alvear exporta el 60 por ciento de su producción y a partir del Proyecto Viva venderá a Brasil y Uruguay el 80 por ciento de sus vehículos.

En un año electoral y de fuerte contracción económica, el Gobierno otorgó el crédito a GM para que el Proyecto Viva esté en las calles cuanto antes.

En ese sentido, García dijo que aunque el Gobierno no hubiera otorgado el préstamo el nuevo vehículo hubiera salido igual, pero con "una probable demora" en el ritmo de instrumentación.

"El préstamo no sólo asegura mantener el ritmo de implementación sino también nos permitió negociar con la casa matriz para que el nuevo vehículo sea de exclusiva producción argentina", dijo.

La caída de la industria automotriz tocó tasas del 50 por ciento en Europa y del 40 por ciento en Estados Unidos, mientras que en la Argentina se ubicó en el 18 por ciento promedio.

"Esos números nos lleva a ser optimistas sobre todo porque el mercado más grande de nuestra región, Brasil, mantiene una estabilidad importante", afirmó García.

En el mercado interno, donde GM tiene una participación del 15 por ciento, las ventas de las concesionarias repuntaron un 3 por ciento en mayo, respecto de las cifras registradas en abril.

En ese marco, el vocero de GM aseguró que la firma cumplirá con la estabilidad laboral de sus 2.200 operarios hasta diciembre próximo, tal como lo acordó con el gremio de mecánicos SMATA a fines de 2008. 

Actualmente, la planta de Alvear tiene unos 50 empleados suspendidos, una medida que se encuentra dentro del marco del acuerdo firmado con SMATA.

Los suspendidos son operarios que trabajaban en la producción del modelo Suzuki Grand Vitara que se dejó de fabricar en la planta de Alvear en diciembre de 2008.  

"Venimos cumpliendo con ese acuerdo y somos optimistas", dijo García.
Opiniones (0)
24 de junio de 2018 | 04:12
1
ERROR
24 de junio de 2018 | 04:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"