Perlitas de MDZ  que dejó el "Operativo Elecciones"

Tras un mes y medio de entrevistas, mesas redondas y chats, pasamos en limpio algunos de los mejores momentos que quedaron ocultos tras la marea de candidatos de todos los colores. Lo que no se vio, lo que no se publicó, ahora ve la luz en clave de humor tal vez como un aporte más a la confusión general...

El Operativo Elecciones implicó para MDZ el desafío de convocar a nuestros candidatos a expresar sus propuestas a través de un nuevo formato periodístico: el digital. Algunos a través de una simple entrevista, otros como parte de una mesa redonda y los aspirantes a la gobernación a través de un inédito videochat. El resultado, que implicó una ardua tarea de producción, seguimiento y sincronización de agendas, fue el extenso pero también intenso cronograma pluralista que se ha podido seguir a través de los sucesivos días en nuestra página.

Sin embargo, y más allá de las dificultades que significa –sobre todo en época de campaña electoral- conseguir que los dirigentes puedan hacerse un tiempo para los medios entre las caminatas, las caravanas, las visitas y reuniones, los debates y los encuentros en diferentes lugares de la provincia, queda un saldo positivo y una experiencia enriquecedora desde lo profesional. 

Especialmente porque hemos podido comprobar que la utopía de la interactividad en realidad no es tal. Y mucho menos la supuesta distancia entre dirigentes y dirigidos, si las herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías de la información y la comunicación se usan adecuadamente. Internet, y en general los denominados nuevos medios, pueden y deben hacer un aporte invalorable en la construcción de ciudadanía, y con ella, en el mejoramiento del sistema democrático.

Claro está, aunque como todo lo novedoso siempre genere desconfianza: por desconocimiento, o simplemente porque aún a estas nuevas herramientas se les apliquen viejas lógicas políticas. Hubo quienes la hicieron simple y otros que la complicaron en demasía. Hubo que llamar a numerosos operadores para llegar a algunos candidatos. Nos llamaron otros tantos para ofrecernos notas, operarnos y chequear si el rival de turno había confirmado la presencia (sobre todo en el caso de las mesas redonda de los candidatos a intendentes). Nos mintieron y nos inventaron actividades que no existían para excusarse y pegar el faltazo. Nos anoticiaron de súbitos malestares y reuniones imprevistas sobre la hora. Obvio, en el caso de los que tuvieron la amabilidad de llamar. Otros, simplemente (y algunos tras haber confirmado) hicieron mutis por el foro. 

Así en este derrotero de un mes y medio, de explicar, convencer y concertar sobre la necesidad que los lectores de MDZ tienen de conocer a sus representantes, quedaron muchas microhistorias y anécdotas que hoy, mientras esperamos el desenlace de la elección, damos a conocer. Algo así como la trastienda del operativo, las bambalinas virtuales que en este mismo instante procedemos a correr, a fin que estas actitudes –que también hablan de sus responsables- sean consideradas como un dato más a la hora de decidir el voto, si es que aún usted todavía figura en el lote de los indecisos.

Ahí van algunas perlas de nuestra clase dirigente que nos atrevemos a revelar para nuestros lectores.

La pelea por el sillón

Tal vez la mayor expectativa estuvo centrada en los videoschat con los candidatos a gobernador. La curiosidad por saber cómo sería la modalidad y la herramienta, carcomieron a todos los candidatos. Y en especial a sus encargados de prensa. Hubo que hacer reiterados llamados para que algunos asesores accedieran a exponer a sus jefes al “moderno” videochat.

Con esa batalla superada, nos lanzamos hacia el debut con el justicialista Celso Jaque. El malargüino puede llevarse con justicia el mote del más impuntual. Llegó a nuestra redacción ¡una hora y media después del horario acordado!, ante el nerviosismo de periodistas, técnicos y especialmente los lectores que por momentos llegaron a pensar que todo se trataba de una broma de las del estilo del Día de los Inocentes… Algunos insidiosos, de esos que nunca faltan, nos dijeron que la demora se originó en la envidia de ciertos colegas de otros medios que sabiendo de la actividad de MDZ, retuvieron a Jaque más tiempo de lo aconsejado. Por supuesto, no lo creemos, y nos quedamos con la explicación de inconvenientes familiares que el mismo candidato nos detalló.
Su contracara fue César Biffi, que más puntal que un candidato del Laborismo inglés, cumplió su palabra en tiempo y forma. El concertador godoicruceño venía de una caminata junto a Guillermo Amstutz en Las Heras. Al parecer, la travesía fue larga y no incluyó “escalas técnicas”, pues apenas arribado a nuestra redacción, Biffi solicitó pasar al baño. Superado el trámite, dijo: “ahora sí estoy a disposición de ustedes”. Sin lugar a dudas, los políticos también son seres humanos.

Luis Leiva fue uno de los más desconfiados sobre la metodología y el tenor de las preguntas que pudieran llegar desde el público. Se le garantizó un trato respetuoso y ecuánime y aceptó el convite. Sin embargo, los inconvenientes surgieron por el horario del chat ya que la hora acordada no fue la que nosotros difundimos, en un error del que nos hacemos cargo. Lo cierto es que el candidato de la Coalición Cívica llegó cuando aún se estaban instalando las cámaras. El ex juez, detallista y obsesivo dijo: “yo llegué puntual y tengo sólo una hora. Por lo tanto, también me iré cuando se cumpla el tiempo porque tengo otros compromisos…”. Rápidamente todo se armó y el chat comenzó pero en reiteradas ocasiones, y sin importarle la transmisión en vivo, Leiva le señaló al moderador insistentemente su reloj….

Alejandra Namam, la candidata del Ari-Partido Socialista, fue tal vez la más desenvuelta. Una vez que se le explicó el sistema, se manejó con soltura y simpatía, aunque sus juicios tuvieran toda la contundencia de sus convicciones. Asimismo, fue la que mejor entendió la idea de remitirse al concepto de la respuesta y no a dar largas explicaciones sobre grandes problemas. Tan a gusto estaba en el set, que incluso una de sus colaboradoras sacó su cámara digital para retratar a la candidata en ese momento tan especial.

A Roberto Iglesias (UCR) no hubo manera de poder convencerlo de hacer una entrevista y luego un videochat con MDZ. A través de sus asesores dio diversas explicaciones y excusas que a veces alentaban esperanzas y al día siguiente las demolían. Su estilo parco y su enojo constante parecieron anteponerse a la posibilidad de difundir su pensamiento e interactuar con los lectores. Lástima que nos perdimos la palabra de un ex gobernador que tal vez podría haber echado luz sobre este particular momento de la vida política nacional y provincial. Aunque –también es válido decirlo- su actitud no fue aislada: también encontró eco en otro correligionario con el que está distanciado en el último tiempo: el candidato en Capital Víctor Fayad. El Viti tampoco quiso saber nada. Y así como respetamos sus respectivos silencios, también les decimos que su boca cerrada nos disgustó bastante.

Omar De Marchi fue el que más rápido aceptó la propuesta. Sus asesores lo definen como un fanático de la tecnología y en especial de la informática. Se mueve como pez en el agua con los avances digitales, incluso portando su notebook a todos lados. Al chat llegó puntual y estuvo también muy desenvuelto ante las cámaras. Cuando todo concluyó, saludó y rápidamente salió para otro debate: el que organizaba la Iglesia Católica en el Auditorio Bustelo. A los pocos minutos su encargada de prensa llamó a MDZ desesperada. En el apuro, De Marchi había dejado olvidada su computadora personal en el estudio. Obviamente, la recuperó.  

Calor partidario

La mesa redonda con los candidatos a diputado nacional no fue la excepción de la polémica. Sólo cuatro de los seis convocados dieron el presente, fue el caso de Patricia Fadel (PJ), Mariana Juri (UCR), Alberto Montbrun (ARI-Socialismo) y Irma Kitita Neme (PD). Ausentes, aunque con aviso, Laura Montero (Concertación) y Gustavo Gutiérrez (Coalición Cívica), quienes se encontraban en campaña en el Sur provincial. Lo cierto es la puja pareció clara de entrada, especialmente entre Fadel y Juri, ante la mirada no expectante (mucho menos silenciosa) de Montbrun y Neme. Estos dos últimos candidatos, reivindicaron su papel como extrapartidarios e “independientes”, ante las miradas desconfiadas de la chica radical y la chica peronista. Lo cierto es que el debate fue por momentos más que acalorado, no sólo por las condiciones climáticas, si no por el tenor de la disputa política. Era tanta la temperatura, que los periodistas no daban abasto para ir y venir con las jarras de agua fresca, que entre el apasionamiento, las peleas y los 30 grados de la tarde, se fueron consumiendo. Más que una mesa redonda, el encuentro pareció una de las mejores jornadas del Congreso Nacional al que aspiran conseguir una banca el próximo domingo. En ese sentido, la convocatoria de MDZ fue un buen entrenamiento, o tal vez el ensayo general de muchas jornadas como las que vivirán, si son electos,  en el futuro. Más allá del resultado, y sin dudas, los cuatro transpiraron la camiseta por sus respectivos partidos.

El lord mayor

La gran disputa por la Intendencia de la Capital no tuvo mayores inconvenientes en nuestra producción, salvo la apuntada negativa de Víctor Fayad (UCR). El resto, incluido el vicegobernador Juan Carlos Jaliff (Concertación) no pusieron reparos para el diálogo, al igual que Luis Böhm (PJ) y Carlos Aguinaga (PD). El toque simpático lo puso Néstor Piedrafita (ARI) cuya entrevista coincidió con el videochat de su candidata a gobernadora Alejandra Namam. Al ver en MDZ que estaba publicado el anuncio del chat, llamó a la redacción diciendo que había un error y explicando que a él lo habían convocado para ese día. Tras su confusión, el chiste de rigor fue que en realidad Néstor no quería competir por la intendencia, si no por la gobernación, algo que risueñamente negó. Incluso, tras su entrevista hasta se quedó a saludar a su jefa antes del chat.

Muchos indios y pocos caciques

Como se ha apuntado, las mesas redondas de los aspirantes a algunas comunas fueron las más problemáticas. En primer lugar por la cantidad de asistentes, pero también por las viejas picardías que especialmente los “caballos de comisario” implementaron. La excepción fue el intendente de Las Heras Rubén Miranda (PJ), que tras una serie de llamados cruzados se comprometió y asistió. Incluso a sabiendas que allí se toparía con su archirival Guillermo Amstutz (Concertación). En el resto de los departamentos (San Martín, Godoy Cruz, San Rafael y Guaymallén) los caciques brillaron por su ausencia. Este fue el caso de Jorge Omar Giménez (PJ-San Martín), actual intendente y borrado a último momento; Alfredo Cornejo (Concertación-Godoy Cruz), ministro de Seguridad que aseguró que sólo haría campaña “15 días antes de las elecciones”; Omar Félix (Concertación-San Rafael), intendente y reacio al debate, que eso sí, siempre dejó claro que no le interesaba y Juan Manuel García (Concertación-Guaymallén), también intendente, que confirmó, desconfirmó y obviamente, nunca apareció. Sin embargo, lo que también quedó claro es que las evaluaciones siempre son distintas según desde donde se mire. Así como un viejo cacique como Amstutz decidió debatir, actitud similar a la de Carlos de la Rosa (PJ-Godoy Cruz), su ex compañero Jorge Pardal (Concertación-Guaymallén) no consideró el mismo criterio. Caso similar al del ministro de Gobierno Sergio Marinelli (Concertación-San Rafael) que dijo que sí, pero después no llegó a la cita. El resto de los competidores de cada departamento aceptaron gustosos y participaron, tal vez sabedores que sus candidaturas necesitaban oxígeno en el tramo final. Justamente por eso resultó casi inentendible el faltazo de Juan Narváez (UCR-Guaymallén) que debe posicionarse para dar pelea a García y a Pardal. ¿Se habrá contagiado de la mala onda de sus correligionarios Iglesias y Fayad? Tal vez, quién sabe.
Opiniones (1)
16 de agosto de 2018 | 14:53
2
ERROR
16 de agosto de 2018 | 14:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. QUE NO HAYAN ACUDIDO A MDZ A DEBATIR ALGUNOS CANDIDATOS ES LO MISMO QUE LOS QUE FUERON, ES DECIR QUE NO TIENEN UNA SOLA IDEA, PEOR AUN LOS QUE NO FUERON ES PORQUE NO LES DA LA CARA PARA PRESENTARSE. SEÑOR, PERDONALOS, NO SABEN LO QUE HACEN, Y APIADATE DE NOSOTROS.
    1