La Iglesia chilena niega complicidad con Von Wernich

Desde la Conferencia Episcopal desmintieron que hubiese una "Operación Cóndor" con el sacerdote, quien se ocultó en ese país y acaba de ser condenado a perpetua. Es "algo sumamente grave e injusto%u201D, indicaron.

La Iglesia Católica chilena negó que hubiese una "Operación Cóndor" en el caso del sacerdote argentino Christian von Wernich, quien se ocultó en Chile y acaba de ser sentenciado en Buenos Aires a cadena perpetua por su participación en delitos de lesa humanidad durante la dictadura militar.

El periodista argentino Hernán Brienza, que descubrió en Chile al sacerdote, planteó la supuesta complicidad de la Iglesia chilena con el religioso, quien estuvo casi durante una década a cargo de una parroquia en el balneario El Quisco, a unos 100 kilómetros de Santiago.

El secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal de Chile, Enrique Palet, dijo que "resulta inaceptable, por su liviandad y falta de rigor, la hipótesis que allí se desliza respecto de una supuesta Operación Cóndor en materia religiosa, aludiendo al actual obispo de Valparaíso, Gonzalo Duarte", quien fue capellán del Ejército y obispo castrense en 1995.

En declaraciones al diario El Mercurio -citadas por Ansa- Palet resaltó que siempre se ha reconocido que la Iglesia en Chile "tuvo una actitud clara y decidida en estas materias, la que se ha mantenido en el tiempo, como lo reflejan tanto sus actuaciones como las declaraciones de las asambleas plenarias de los obispos y sus homilías en los tedeum de Fiestas Patrias".

Agregó que "el hecho de que se vincule a la Iglesia chilena a una práctica inhumana y aberrante de maltrato y desaparición forzada de personas es algo sumamente grave e injusto".

Palet -quien fue secretario general de la católica Vicaría de la Solidaridad- recordó que Von Wernich "llegó a Chile en diciembre de 1996, autorizado por su obispo de la diócesis argentina de Nueve de Julio, para tener un año sabático".

"Después de dedicar tres meses a la oración y al estudio en la casa de ejercicios de Padre Hurtado, fue recibido temporalmente en la diócesis de Valparaíso, en marzo de 1997, por quien acababa de asumir como obispo de esa diócesis, monseñor Francisco Javier Errázuriz (hoy cardenal arzobispo de santiago).

El sacerdote nunca habló de alguna participación suya en actos de violación de los derechos humanos", dijo.

El diácono explicó que "cuando posteriormente Von Wernich fue requerido por el actual obispo de Valparaíso, monseñor Gonzalo Duarte, acerca de la veracidad de las acusaciones que ya se estaban formulando en Argentina, el sacerdote aseguró total inocencia, y comprometió ante él su disposición a concurrir cuantas veces fuera necesario ante la justicia".

Añadió que "éste ya se había presentado las veces que fue citado, y nunca había estado detenido ni declarado bajo arraigo".
Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 06:56
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 06:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"