De la Rúa, el presidente que menos duró

Un poco de historia en las cercanías de las elecciones. En este caso, el momento de la Alianza, integrada entre la Unión Cívica Radical y el Frepaso, que logró despojar del poder al peronismo en 1999, pero se derrumbó estrepitosamente sólo dos años después.

La Alianza que llevó como  candidato presidencial a Fernando de la Rúa logró despojar del  poder al peronismo en 1999, en una elección que significó la segunda derrota electoral consecutiva para el PJ.

La Alianza, conformada mayoritariamente por la conjunción de  fuerzas de la Unión Cívica Radical y el Frepaso, construyó una victoria en casi todo el país con el 48,37 por ciento de los  votos y una diferencia de cinco puntos con el PJ que tuvo como  candidato a Eduardo Duhalde.
  
De todas formas, el gobierno que encabezó De la Rúa con Carlos "Chacho" Alvarez como compañero de fórmula no pudo
terminar su mandato.

Luego de dos años y once días de gestión el gobierno de la  Alianza sucumbió ante la crisis económica y los levantamientos populares que se generaron en la crisis del 19 y 20 de diciembre  de 2001.

Tras la renuncia de Alvarez, en octubre de 2000, y la dimisión  de De la Rúa el 20 de diciembre de 2001 el país ingresó en una  acefalía que provocó luego la semana de los "cinco presidentes"  hasta la asunción definitiva de Duhalde, el 1 de enero de 2002.

El triunfo de la Alianza en las presidenciales de 1999 fue el  pico más alto de aceptación popular de esa coalición que nació a mediados de 1997 con el objetivo de confirmar una fuerza que  pudiera dar batalla electoral al PJ.
 En una reunión cumbre en la cual participaron Raúl Alfonsín,  Fernando de la Rúa y Rodolfo Terragno por la UCR y Carlos Alvarez y Graciela Fernández Meijide por el Frepaso, y tras meses de negociaciones, se hizo pública la Alianza que ya en octubre de 1997 compitió en las legislativa de ese año.

La unión se dio desde dos extremos políticos muy disímiles de realidades ya que el radicalismo se encontraba en un claro retroceso electoral (fue tercero en las presidenciales de 1995 con penas 15 por ciento de los votos) y perdía mucho poder de  convocatoria en los grandes centros urbanos.

En tanto, el Frepaso una fuerza que tuvo como origen el Grupo de los ocho (diputados del PJ disidentes de la política menemista) en 1990 y que luego se unió al Frente Grande, construyó un interesante espacio de poder que creció  progresivamente en eso años.

Luego de ganar en la ciudad de Buenos Aires las elecciones  constituyentes de 1994, con Alvarez en la cabeza de la lista, se unió a la fuerza de José Octavio Bordón (PAIS) para competir en las elecciones de 1995, cuando fueron segundos con más de cinco millones de votos.

Ese mismo año, Fernández Meijide ganó los comicios para senador nacional de la Capital Federal en otro importante triunfo de la fuerza progresista que aumentaba su caudal electoral.

El único triunfo saliente de la UCR fue la victoria de De la  Rúa en junio de 1996 en las primeras elecciones para elegir jefe  de Gobierno porteño, donde se impuso más con su imagen positiva  que por el arrastre partidario.

Bajos esas circunstancias se armó la Alianza que tuvo un  debut muy auspicioso cuando a cinco meses de su formación ganó a  nivel nacional las elecciones legislativas de 1997.

El principal triunfo y el más destacado sin dudas fue en la provincia de Buenos Aires, donde Fernández Meijide, como primera candidata a disputada, derrotó a la estrucutra justicialista que tuvo como candidata a la esposa del gobernador
Duhalde, Hilda "Chiche" González.

Esa victoria posibilitó que tanto De la Rúa como Fernández Meijide quedaran posicionados para encabezar la fórmula de la  Alianza en las presidenciales de 1999 y por ese motivo se  realizó en febrero de ese año una interna abierta para elegir el candidato.

Allí, por el peso estructural de la UCR ganó De la Rúa por 20  puntos de diferencia y lo ubicó como el postulante natural para  la primera magistratura, mientras "Chacho" Alvarez fue ubicado  como compañero de fórmula.

Originalmente, el segundo de esta interna tenía que ser el  candidato a vicepresidente, pero desde la Alianza se pensó que su candidatura como gobernadora bonaerense podría contribuir al  triunfo a nivel nacional.


Sin embargo, la diputada nacional perdió la carrera a la Gobernación ante el peronista Carlos Ruckauf, derrota que no  aplacó el triunfo de De la Rúa en territorio bonaerense.

De la Rúa llegó al poder luego de recorrer un largo camino  que inició en 1973 cuando fue electo senador nacional por la  Capital Federal, en un balotaje realizado después de los  comicios del 11 de marzo de ese año que consagraron a Héctor J. Cámpora.

Luego fue compañero de fórmula de Ricardo Balbín en las elecciones de 23 de septiembre de 1973 y diez años después perdió la interna radical ante Raúl Alfonsín de cara a los comicios presidenciales de 1983.

De todas formas fue electo senador por la Capital Federal y en 1989 perdió la banca a pesar de haber ganado los comicios en
la ciudad de Buenos Aires, ya que un acuerdo en el colegio  electoral entre el PJ y la UCEDE, lo dejó afuera.

En 1992 se consagró nuevamente senador por la Capital y en  1996 fue el primer jefe de Gobierno electo de la ciudad de  Buenos Aires, todos antecedentes que no fueron útiles a la hora de gobernar el país ya que su paso por la Casa Rosada fue el más acotado entre los elegidos por el voto popular.

Al año de su asunción renunció el vicepresidente Carlos Alvarez producto de hacerse público un presunto soborno a senadores para aprobar la ley de Flexibilización laboral, y con su salida el Frepaso prácticamente se retiró del gobierno.

Luego la situación económica condicionó a su gobierno y tras  la salida de José Luis Machinea como ministro de Economía, llegó por sólo diez días Ricardo López Murphy y luego sobrevino la  polémica convocatoria a Domingo Cavallo.

El endeudamiento externo, la quita del 13 por ciento del sueldo a los empleados estatales y jubilados, la derrota  electoral de las legislativas de 2001 con el "voto bronca" y el  denominado corralito para los ahorristas fue el cóctel explosivo  que desencadenó la mayor crisis desde el retoro a la democracia.

La salida de la casa de Gobierno en un helicóptero fue la  fotografía del fracaso de una gestión y del punto más profundo  de crisis institucional de los últimos años.
Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 08:52
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 08:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"