Crimen de los policías: Arslanián sospecha de efectivos exonerados

Funcionarios del ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires sostuvieron que la única hipótesis firme sobre el asesinato de los tres policías bonaerenses en La Plata es que se trató de un "mensaje" de efectivos exonerados de la fuerza, aunque también reconocieron que no tienen ninguna pista firme.

De acuerdo a una información publicada por el matutino platense El Día, la cartera que lidera León Arslanian centró sus sospechas contra ex policías que fueron echados de la institución, aunque las fuentes consultadas admitieron que aún no cuentan con pistas firmes en la investigación.

Si bien las 56 puñaladas que en total habrían recibido los policías tienen un estilo "tumbero", los investigadores no descartan que podría tratarse de un sicario contratado para enviar un "mensaje mafioso" y que actuó acompañado por otros cuatro hombres.

Transcurridos dos días del trágico hecho todavía no hay detenidos, y según consignó el diario El Día la posibilidad de una venganza de bandas delictivas ha quedado virtualmente descartada por los investigadores.

No obstante, la Justicia pidió un listado de los presos que fueron liberados durante el último mes en dos unidades penales de  La Plata bajo la sospecha de que entre ellos podrían encontrarse personas vinculadas al brutal crimen, de acuerdo a otra versión periodística.

Ocurre que los peritos forenses determinaron que la escena de muerte reveló que las lesiones de las víctimas presentaban rasgos característicos de las agresiones entre presidiarios.

Las heridas en los cuerpos de los policías tienen la misma intensidad de corte que los puntazos que se propinan los internos durante las habituales grescas que se desatan en los institutos penales.

De acuerdo al peritaje fue una sola persona, diestra en el manejo de un cuchillo de filo, la que ejecutó un total de 56 puñaladas contra los efectivos, según indicó un matutino porteño.
  
Los tres efectivos policiales fueron asesinados a balazos y puñaladas durante la madrugada del viernes en la central de comunicaciones del Ministerio de Seguridad bonaerense y el Gobierno de inmediato vinculó el episodio a un "mensaje mafioso" contra su gestión.

El triple crimen, calificado de "aberrante" por la cúpula de la Policía bonaerense y cometido por un grupo de al menos cinco hombres, terminó esta madrugada con las vidas del sargento Pedro Germán Díaz, de 45 años, y los oficiales Ricardo Torres Barbosa, de 26, y Alejandro Rubén Vatalaro, de 27.

El violento hecho sucedió a nueve días de las elecciones, por lo que el oficialismo abonó la idea del "móvil político" del asesinato, argumento que fue rechazado de plano por el arco opositor que acusó al Gobierno de "victimizarse".
Opiniones (0)
19 de junio de 2018 | 17:18
1
ERROR
19 de junio de 2018 | 17:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"