El fuego que quemó las esperanzas del Partido Justicialista

El fuego que quemó el simil de un ataúd en el acto de cierre de la campaña electoral del Justicialismo es la fotografía política más relevante de las emblemáticas elecciones de 1983.

El gesto del candidato a gobernador Herminio Iglesias, de encender el cajón con las siglas "UCR-RIP", definió en su contra a independientes, dicen.

El fuego que quemó el simil de un ataúd en el acto de cierre de la campaña electoral del Justicialismo es la fotografía política más relevante de las emblemáticas elecciones de 1983.

El gesto del candidato a gobernador bonaerense Herminio Iglesias, de encender desde el mismo placo el cajón que tenía la siglas de la "UCR-RIP", fue un boomerang que, según algunos analistas, terminó definiendo muchos votos independientes que terminaron en las alforjas del radicalismo.

Iglesias, un candidato convertido en ganador antes de tiempo por las encuentas previas, sufrió una dura derrota en la provincia de Buenos Aires y fue parte de la hecatombe electoral del PJ.

Estas primeras elecciones democráticas luego de diez años y siete de Dictadura fue de una alta participación popular tanto en las urnas más del 85 por ciento del padrón, como en los actos en las emanas previas con convoctarias populares que hoy envidiarían los actuales candidatos nacionales.
  
Alfonsín hizo un acto de cierre en la Capital Federal --cuatro días antes del fin de la campaña-- donde juntó 850 mil personas en la 9 de julio, mientras que el PJ, en el mismo lugar, dos días después reunió alrededor de 1.150.000 militantres.

Ese mismo día la UCR clausuró la campaña nacional en Rosario --en el Monumento a la Bandera-- donde reunión 250 mil seguidores, y desde 90 días antes de los comicios realizó actos populares en estadios (Ferro, Platense y Atlanta) donde participaron un promedio de 40 mil personas.

El ex presidente Arturo Frondizi (1958-1962) participó activamente de la campaña del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) que postuló como candidato a la primera magistratura a Rogelio Frigerio.

Frondizi, presidente del partido, cerró la campaña de la fuerza con un fuerte discurso desarrollista en el Luna Park.

Luego, junto a María Estela Martínez de Perón, Frondizi fue uno de los ex presidentes constitucionales invitados por Alfonsín para el día de la jura como jefe de Estado.

Francisco "Paco" Manrique (Aliaza Federal), Rafael Martínez Raymonda (Democrata Progresita) y el izquierdista Jorge Abelardo Ramos fueron los tres candidatos a presidente en las elecciones de 1983 que se presentaron en los últimos comicios realizaron en democracia en 1973.
  
En tanto, dirigentes como Alvaro Alsogaray (UCEDE), Luis Zamora (MAS), Guillermo Estévez Boero (Socialista Popular) y Oscar Alende (PI), debutaron como candidatos presidenciales en estas  elecciones nacionales.

La apertura democrática que se generó después de la caída en  la Guerra de Malvinas en 1982 se evidenció con la oficialización de los partidos políticos a fines de ese año y el llamado a convocatoria de elecciones y de afiliaciones partidarias.
  
A seis meses del acto electoral, los partidos cerraron sus afiliaciones que tuvieron como registro 2.847.586 para el Justicialismo; 1.245.444 para el radicalismo; 117.840 para el MID y 75.308 para el PC.

A 48 horas del acto eleccionario del 30 de octubre de 1983 el gobierno de facto de Reynaldo Bignone levantó el Estado de sitio
que regía en la Argentina desde 1974, cuando el gobierno de Isabel Perón lo impuso con el decreto 1368/74 y lo amplió con el 717/75.

El decreto de lo militares (2834/83) devolvió las libertadesindividuales que están perimidas desde hacía nueve años en la
Argentina.

En la semana previa a las elecciones se realizó el estreno de una película que generó colas en los cines porteños:
"Desaparecido", del cineasta griego Costa Gavras, que narraba la historial real de un padre de un joven norteamericano que viajó a Santiago en 1973 para buscar a su hijo después del golpe de Estado impulsado por Pinochet.

Mientras duró el Estado de sitio, especialmente en las funciones de la noche, a la salida de los cines del centro la policía pedía documentos a los espectadores y en muchos casos sometía a revisaciones de sus pertenencias a los jovenes.
Opiniones (0)
20 de julio de 2018 | 06:56
1
ERROR
20 de julio de 2018 | 06:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"