Culpan al gobierno de Iglesias por el motín Vendimial

Lo dijo Alejandro Espeche. El ex director del penal reiteró que el motín fue un complot armado desde el gobierno para echarlo de su cargo.

Después de esperar siete años, Alejandro Espeche logró contar su verdad en Tribunales. Hace unos minutos, el ex director del penal provincial declaró como testigo en el juicio por el motín Vendimial y volvió a afirmar que la revuelta fue armada por el gobierno de Roberto Iglesias para echarlo a él de la conducción de la cárcel.

“Yo pedí que se investigue al personal del Servicio Penitenciario y a los funcionarios del gobierno de ese momento. Todos fueron responsables e instigadores del motín”, disparó Espeche.

Con su declaración, el ex director cumplió con las expectativas que se habían creado alrededor de su participación como testigo. Quienes siguieron de cerca la causa sabían que Espeche iba a aprovechar para exponer en la sala de debates la teoría que repitió cada vez que fue consultado sobre el tema.

Después de Espeche fue el turno de Alejandro Salomón. El ex funcionario era subsecretario de Seguridad y fue uno de los que lideró las negociaciones con los presos para poder liberar a los rehenes. Reconoció haber tenido conversaciones en persona con Humberto Fraile y Miguel Angel Barloa, los dos imputados por “privación ilegítima de la libertad”, pero no pudo afirmar que fueran ellos los cabecillas del motín.

Con este panorama, en el tercer día de juicio oral tampoco se presentaron pruebas que compliquen a los acusados. Los otros cuatro reclusos vinculados con el caso - Alberto Samborowsky, Sergio Frigolé, Diego Ferranti, Gerardo Gómez- fueron asesinados en diferentes centros de carcelarios del país.

Justamente, por esta seguidilla de casos, los efectivos policiales que custodian la Tercera Cámara del Crimen impidieron el ingreso de dos ex-convictos al juicio. Apenas los identificaron, les pidieron que se vayan porque no podían estar presente. Eso provocó una pequeña escaramuza y se escucharon algunos insultos, pero nada que alterara el desarrollo del debate.

El tribunal decidió pasar a un cuarto intermedio para ver si es posible ubicar a Omar Pérez Botti. Según lo manifestado por el fiscal Omar Giaccomasi, puede ser un testigo clave porque participó de las negociaciones que se llevaron a cabo en el Liceo Militar, donde se había instalado el puesto de mando policial. El juicio continuará el lunes.

Fraile acusó al juez
Humberto Fraile, alias El Chileno, dijo en declaraciones periodísticas que “nunca tomé un rehén. Eso está completamente demostrado. Lo que pasó fue que Jorge Calle (el juez que instruyó la causa) fue un títere e hizo todo lo que le dijeron los del gobierno”.

El imputado también arremetió contra los agentes penitenciarios que declararon ayer y que eran los responsables de la seguridad del penal: “esos son unos corruptos. Son los que amaron todo, y en vez de castigarlos, los ascendieron”

Opiniones (0)
22 de mayo de 2018 | 11:13
1
ERROR
22 de mayo de 2018 | 11:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"