Pidieron reclusión perpetua para Von Wernich

La querella y los fiscales pidieron que el ex capellán policial Christian Von Wernich sea condenado a prisión perpetua por su actuación junto a los grupos de tareas de la última dictadura militar, pero los abogados de las víctimas solicitaron también que la pena incluya la figura de "genocidio".

No obstante, los abogados se enfrentaron duramente con los fiscales Carlos Dulau Dumm y Félix Crous porque ellos pusieron en duda que una integrante del denominado "Grupo de los siete" haya sido asesinada.
 
El proceso oral continuará mañana a la mañana con los alegatos de los abogados defensores y luego se escuchará el veredicto del
Tribunal Oral número 1 de La Plata.
 
Al presentar su alegato, los querellantes pidieron "la pena única de reclusión perpetua, por el secuestro y las torturas sufridas por Jacobo Timerman, por 42 privaciones ilegales de la libertad, por 31 casos de torturas y por 7 homicidios".

"Von Wernich no tenía escrúpulos y usaba su investidura sacerdotal para colaborar con la dictadura", afirmó el representante de Héctor Timmerman, Alejo Ramos Padilla.

Ante las autoridades del Tribunal y la atenta mirada del sacerdote, Padilla dijo que Von Wernich "era el cura preferido del (ex jefe de la policía Ramón) Camps", y actuaba "como un investigador vestido de sotana".

"El reclamo de justicia no es por una revancha, sino porque no vamos a aceptar la impunidad. Von Wernich fue un colaborador del terrorismo de Estado, como otros miembros de la Iglesia. Él conocía las tortura y las impulsaba", subrayó el letrado.

La abogada integrante de la querella unificada, Myriam Bregman, solicitó que se condene al sacerdote, pero que se cambie la carátula de la causa a "genocidio".

"Von Wernich actuó con impunidad y alevosía, en el marco del plan integral de los militares. Fue autor y pieza clave del genocidio desarrollado por la dictadura. Por eso pedimos que se cambie la carátula y que se lo condene por genocidio", señaló.

A su turno, la abogada Elea Peliche, también querellante, aseguró que el cura "quería como propios los secuestros y las torturas de la dictadura".

"Von Wernich era un engranaje más del aparato represivo, de manera voluntaria, y actuaba conforme a un acuerdo previo con los
represores", expresó Peliche.

Resaltó que el sacerdote "no resulta cómplice secundario sino coautor" de los delitos que se le imputan, y además pidió la "aparición del testigo Jorge Julio López, quien hoy no está entre nosotros por causa de estos juicios"·

Bergman y Peliche iniciaron la lectura de los alegatos de la querella unificada, integrada además por las abogadas Guadalupe Godoy, Liliana Mazea, Liliana Molinari y Verónica Bogliano.
  
La relativa calma en la que transcurrió la presentación de los alegatos se quebró pasadas las 19:00 cuando los fiscales pusieron
en duda el homicidio de María del Carmen Morettini, miembro del "Grupo de los siete", que se completa con Domingo Moncalvillo, Cecilia Idiart, María Magdalena Mainer, Pablo Mainer, Liliana Galarza y Nilda Susana Salomone, todos asesinados.

Dulaum Dumm y Crous explicaron que su decisión se basó en el testimonio de una mujer que creyó haber visto a Morettini y eso
generó una fuerte crítica por parte de Enrique Furman, un ex desaparecido, que acusó a los fiscales de "hacer un planteo perverso" sobre las víctimas de la dictadura.

Después de desalojar la sala, continuó el alegato de los fiscales y antes de finalizar la jornada los abogados enfrentaron la posición de la fiscalía: "Se está utilizando el lenguaje del represor, los desaparecidos no están ni vivos ni muertos, era lo que decía Jorge Rafael Videla", subrayó Guadalupe Godoy.
Opiniones (0)
18 de julio de 2018 | 17:48
1
ERROR
18 de julio de 2018 | 17:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"