España quiere obligar a los bancos a informar de sus riesgos

De esta forma se busca garantizar toda la información relevante sobre los bancos y los mercados a las autoridades. Así, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero aboga por la fijación de requisitos obligatorios de información para fondos de alto riesgo, así como por la creación de registros de transacciones en los mercados extrabursátiles.

España quiere que los bancos estén obligados a informar sobre sus riesgos y las retribuciones de sus altos cargos y así se lo propone al G20 en un documento que ya ha enviado a Londres, donde el grupo celebrará una cumbre el próximo 2 de abril, en la que también estará el jefe del gobierno español.

España contempla además al Fondo Monetario Internacional (FMI) como supervisor de ese sistema financiero reformado, según el documento al que se refirieron hoy medios españoles y que consta en total de 10 puntos.

De esta forma se busca garantizar toda la información relevante sobre los bancos y los mercados a las autoridades. Así, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero aboga por la fijación de requisitos obligatorios de información para fondos de alto riesgo, así como por la creación de registros de transacciones en los mercados extrabursátiles.

España pretende "reducir la incertidumbre" en un momento de recorte de gastos de empresas y familias, en paralelo al aumento del desempleo y al deterioro de las expectativas económicas. A corto plazo porpone también que los gobiernos compartan con los bancos el riesgo de nuevos préstamos con objetivo de reactivar el crédito.

Aunque España no pertenece al grupo, el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, estará el próximo 2 de abril en Londres. Ya estuvo presente en la reunión del G20 del pasado mes de noviembre en Washington, después de que el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, le cediera una de las dos sillas que le correspondía a su país.

También estuvo en la reunión preparatoria del pasado 22 de febrero en Berlín, junto a los jefes de Estado y de gobierno de los países de la UE que pertenecen al G20 -Alemania, Francia, Reino Unido e Italia- y a los otros dos invitados especiales -Holanda, Luxemburgo-, así como el presidente de turno de la Unión Europea, la República Checa.

En esa reunión se exigió que "ningún mercado financiero, ningún producto ni actor de los mercados quede sin regulación o vigilancia".