Botnia estima que empezará a funcionar a pleno en noviembre

La compañía finlandesa aseguró hoy que calcula ponerse en marcha una vez que el gobierno de Uruguay le otorgue el permiso final, que aún está pendiente. Desde la empresa concluyeron que el inicio será en ese mes, al evaluar la coyuntura de la situación.

La compañía finlandesa Botnia estima que comenzará a operar a pleno con su planta pastera de Fray Bentos "en noviembre" próximo, una vez que el gobierno de Uruguay le otorgue el permiso final, que está pendiente, informaron este jueves fuentes de la empresa.

Las fuentes revelaron a Télam que "la empresa espera que el permiso se dé cuanto antes", pero agregaron que "internamente, al evaluar la coyuntura, se llegó a la conclusión de que el funcionamiento pleno de la planta recién podrá ser en noviembre".

Uno de los calificados informantes señaló que "en el lapso que quede por delante antes de la autorización final, la empresa deberá explicarle a sus accionistas las particularidades que rodean al emprendimiento".

"Debemos justificar por qué no hemos podido poner en funcionamiento la planta antes de setiembre y por qué se demora la aprobación por la seriedad de la empresa y la seriedad de los accionistas", apuntó la fuente.

Otra de las fuentes, que tiene un rol muy activo en la pastera de Fray Bentos que Argentina cuestiona enérgicamente, explicó que "una vez que se produzca la autorización pendiente, la puesta en producción no será automática".

"No es como que recibimos la autorización, se baja una palanca y se comienza a producir, no; a partir del visto bueno, pasarán unos días, quizás una semana para que el mecanismo permita el funcionamiento", subrayó.

Desde otro ángulo, el directivo consultado remarcó que "la compañía se mantiene absolutamente al margen de las cuestiones políticas", en alusión a la sucesión de declaraciones de funcionarios y versiones periodísticas sobre el tema.

"En Botnia sólo esperamos la autorización que falta del gobierno uruguayo y en hacer las cosas bien para cumplir con el compromiso firmado", indicó.

Botnia montó en Fray Bentos una megaplanta con la autorización unilateral de Uruguay, que debió haber consultado a Argentina para proceder de esa forma, a raíz de esta vigente un Estatuto que reglamenta sobre el curso de agua compartido.

La planta representó una inversión del orden de los 1.400 millones de dólares, para producir con fines de exportación 1 millón de toneladas de pasta de celulosa al año.

El gobierno argentino cuestiona al uruguayo por haber "violado el Estatuto del río Uruguay" y por la condición "contaminante" del emprendimiento, al punto de que llevó su inquietud a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.
Opiniones (0)
21 de mayo de 2018 | 12:00
1
ERROR
21 de mayo de 2018 | 12:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"