Se agudizan críticas al presidente Kirchner por favorecer la candidatura de su esposa

La oposición renovó hoy sus acusaciones al jefe del Estado argentino, Néstor Kirchner, por "favorecer" la candidatura presidencial de su esposa, Cristina Fernández, que ha sido a su vez acusada de usar fondos públicos para su campaña proselitista.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, negó estos cargos, pero dijo desconocer con qué fondos se solventa el proselitismo de la primera dama, Cristina Fernández, quien se presenta a las elecciones del 28 de octubre como candidata del Frente por la Victoria, el partido de su esposo.

Kirchner "hace un uso indiscriminado de recursos públicos" con fines electoralistas, aseguró Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica, de centroizquierda, a quien varias encuestas señalan como principal rival de la postulante oficialista, favorita a ganar las próximas elecciones según todos los sondeos de intención de voto.

Carrió sostuvo que el presidente "debería tener independencia de los actos electorales", pero "viola" las leyes electorales "al instar a la ciudadanía a que vote" a la senadora Fernández.

"La campaña electoral realizada a través de recursos del Estado, los viajes (de Cristina Fernández) que comprometen al Estado, son en realidad la máxima violación que existe", afirmó a radios locales.

Las criticas de Carrió están en sintonía con una denuncia penal presentada por dirigentes de la también opositora Una Argentina Avanzada (UNA), de centroderecha, para que se investigue si la primera dama cometió "malversación de fondos públicos", entre otros delitos, para financiar su campaña electoral.

La denuncia penal fue presentada el martes por tres prestigiosos juristas, entre ellos Ricardo Gil Lavedra, candidato a senador de UNA, quienes además reclamaron que se investigue si Kirchner violó las leyes electorales al dar apoyo a su esposa en actos públicos.

El último de estos actos tuvo lugar este martes en Chivilcoy, a 200 kilómetros de Buenos Aires, donde Kirchner acudió a inaugurar una fábrica de zapatillas de la empresa brasileña Paquetá.

El mandatario pidió a los asistentes que en lugar de escucharle a él escuchasen a la primera dama que, según dijo, va a ser la próxima presidenta de Argentina.

La Casa Rosada, sede del gobierno, "se convirtió en un comando de campaña", sostuvo hoy el ex fiscal federal Julio Strassera, quien presentó la demanda junto con los ex jueces Gil Lavedra y Andrés D'Alessio.

La denuncia de los juristas, quienes intervinieron en el juicio oral que en 1985 condenó a ex jerarcas de la dictadura militar (1976-1983) por violaciones de los derechos humanos, se basó en notas de la prensa local "que no fueron desmentidas ni aclaradas" por el Gobierno.

Strassera puso como ejemplo una información según la cual el gobierno "alquiló un avión por 300.000 pesos (unos 94.940 dólares) para los viajes al exterior que hizo Cristina Fernández, quien en lo que va del año visitó España, Alemania, Austria, México, Estados Unidos y hoy se encontraba en Brasil.

"Si estos fondos los estamos pagando nosotros, es grave. Además, en la época de campaña (el presidente) no puede hablar ni a favor ni en contra de ningún candidato", señaló Strassera a Radio América.

La coalición UNA tiene como candidato presidencial a Roberto Lavagna, ex ministro de Economía del gobierno de Kirchner, quien al igual que Carrió ha expresado su temor a un fraude eletoral.

Tanto UNA como la Coalición Cívica se han quejado de demoras del gobierno en entregarles los fondos públicos que prevén las leyes electorales para financiar las campañas de los partidos políticos.

El ministro del Interior subrayó hoy que las fuerzas que no recibieron esos fondos públicos "es porque no completaron" las tramitaciones del caso y ratificó que está "garantizada" la transparencia de las elecciones.

Aníbal Fernández justificó además que Kirchner promueva la candidatura de su esposa en actos oficiales porque "lo que no está prohibido, está permitido en este país" y "cada uno de los partidos hace su campaña como se le antoja".

Alejandro Rodríguez, el portavoz de Lavagna, declaró a Efe que "no es lógico que se presente como garante de la transparencia electoral un Gobierno que destruyó la estadística pública y que le miente a los argentinos con el índice de inflación".

El portavoz del líder de UNA acusó al gobierno de "aumentar en 165 millones de pesos (83,8 millones de dólares) la publicidad oficial" y "montar una campaña de promoción internacional (de la primera dama) a costa del bolsillo de todos los argentinos".

Y ahora, sin prejuicio alguno, hasta usan el sitio web de la Presidencia para reproducir los discursos de la primera dama en plena campaña", puntualizó Rodríguez. EFE
Opiniones (3)
15 de agosto de 2018 | 21:27
4
ERROR
15 de agosto de 2018 | 21:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si yo me hubiera afanado 1000 millones de dolares de mi provincia, que necesidad tendrìa de pagarme mi campaña polìtica, como buen patriota me la bancaria yo mismo, eso es un buen Argentino.
    3
  2. todos harían lo mismo si fueran gobierno
    2
  3. si las votas!!!
    1