Trucos

Jardinería: reproducir lavanda en agua y tener una hermosa planta aromática en tu jardín

Sigue estos pasos para lograr un jardín perfumado y lleno de flores aromáticas.

Napsix miércoles, 10 de julio de 2024 · 17:01 hs
Jardinería: reproducir lavanda en agua y tener una hermosa planta aromática en tu jardín
La clave está en el corte de tus esquejes Foto: Shutterstock

La planta de lavanda es una de las más codiciadas en los jardínes. Sus flores color lila intenso y su rico aroma, cambian y adornan cualquier espacio donde se encuentren. Reproducirlas no es tan sencillo como hacerlo con suculentas o cactus, por eso ahora te traemos todos los tips para hacerlo en agua.

Para realizar este procedimiento debes asegurarte de tener los siguientes elementos: un esqueje de lavanda de al menos 10 cm de largo, un recipiente con agua, papel de aluminio, tijeras y tierra para trasplantar una vez que ya veas las raíces de la planta de lavanda creciendo.

La lavanda tradicionalmente se emplea para perfumar las habitaciones, la ropa y los armarios, y para ahuyentar a los insectos. Foto: Shutterstock

El primer paso para reproducir lavanda en agua es preparar el esqueje de forma correcta. Mientras más frondosa y saludable se vea la planta madre será mejor para reproducir. Cuando tengas tu rama de 10 cm cortada, retira las hojas inferiores del esqueje para evitar que se pudran dentro del agua. 

El segundo paso, es llenar el frasco con agua y colocar el esqueje en él. Hasta aquí, este procedimiento te servirá para reproducir otras plantas iguales de hermosas y deseadas como el gomero, por ejemplo. Asegúrate en esta instancia de que los nudos del esqueje estén sumergidos en el agua. 

La lavanda es originaria de las  regiones más cálidas del Mediterráneo. Foto: Shutterstock

Para la reproducción de lavanda, debes cubrir el frasco con papel aluminio para conservar la humedad en el interior y evitar que el agua se evapore. Finalmente, el lugar donde pongas el frasco debe estar bien pensado. Estas plantas crecen en lugares luminosos pero no con luz solar directa. Luego, solo queda esperar que las raíces crezcan y trasplantar en la tierra. ¡Suerte con este proceso!

Archivado en