Recetas

Aperitivos gourmet: caracolas de hojaldre saladas

Aprende paso a paso y fácilmente a preparar unas deliciosas caracolas de hojaldre saladas con nuestra receta favorita e imbatible.

Napsix viernes, 21 de junio de 2024 · 20:03 hs
Aperitivos gourmet: caracolas de hojaldre saladas
Caracolas de hojaldre saladas: perfectas para picnics y brunch Foto: Shutterstock

Las caracolas de hojaldre saladas son un aperitivo irresistible que combina la ligereza y el crujido del hojaldre con la riqueza de sabores salados. Estas pequeñas delicias son perfectas para cualquier ocasión, ya sea como un tentempié elegante en una reunión social, un complemento sabroso para un brunch, o incluso como parte de un picnic al aire libre. La versatilidad del hojaldre permite experimentar con una amplia variedad de rellenos, desde jamón y queso hasta combinaciones más gourmet como espinacas y queso feta, o pesto y tomates secos.

Aunque el hojaldre es una técnica de pastelería clásica francesa, las caracolas de hojaldre saladas se encuentran en muchas culturas, adaptándose a ingredientes locales y preferencias de sabor. Fuente: Shutterstock

La preparación de las caracolas de hojaldre saladas es sorprendentemente sencilla y rápida, lo que las convierte en una opción ideal para aquellos que buscan un aperitivo delicioso sin pasar horas en la cocina. Además, pueden prepararse con antelación y hornearse justo antes de servir, asegurando que siempre estén frescas y crujientes.

El hojaldre, con sus múltiples capas de masa y mantequilla, se expande y se dora en el horno, creando una textura ligera y aireada que contrasta maravillosamente con el relleno salado. La combinación de ingredientes de alta calidad y una técnica de preparación adecuada garantiza un resultado final que será elogiado por todos tus invitados. Disfruta de la facilidad y el sabor inigualable de las caracolas de hojaldre saladas en tu próxima reunión. ¡Vamos a la receta!

Las caracolas de hojaldre saladas son increíblemente versátiles; puedes rellenarlas con casi cualquier cosa, desde jamón y queso hasta espinacas y ricotta, adaptándolas a cualquier dieta o preferencia. Fuente: Shutterstock

Ingredientes 

Para la masa: 1 lámina de hojaldre (puedes comprarla en el supermercado o hacerla casera), harina (para espolvorear la superficie de trabajo),

Para el relleno salado: 100 g de jamón cocido o jamón serrano, 100 g de queso rallado (puede ser mozzarella, gouda o tu preferido), 1 huevo batido (para pincelar),

Para Decorar: semillas de sésamo o amapola.

 

Procedimiento

  1. Precalienta el horno: A 180°C (350°F) para asegurarte de que esté listo cuando necesites hornear.
  2. Espolvorea ligeramente la superficie de trabajo con harina para evitar que el hojaldre se pegue.
  3. Coloca la lámina de hojaldre sobre la superficie enharinada y, con ayuda de un rodillo, extiéndela suavemente hasta que tenga un grosor uniforme de unos 2-3 mm.
  4. Coloca las lonchas de jamón cocido o jamón serrano sobre la lámina de hojaldre, cubriendo toda la superficie.
  5. Espolvorea el queso rallado sobre el jamón de manera uniforme.
  6. Con cuidado, enrolla la masa de hojaldre desde uno de los extremos largos, formando un rollo apretado.
  7. Utilizando un cuchillo afilado, corta el rollo en rodajas de aproximadamente 1-2 cm de grosor.
  8. Coloca las rodajas en una bandeja para horno forrada con papel de hornear, dejando un pequeño espacio entre cada caracola para que puedan expandirse.
  9. Pincela la parte superior con huevo batido y espolvorea con semillas de sésamo o amapola si lo deseas.
  10. Hornea en el horno precalentado durante 15-20 minutos o hasta que estén doradas y crujientes.
El hojaldre se remonta al siglo XVII, y se dice que fue inventado por el pintor y cocinero Claude Lorrain, quien accidentalmente creó la técnica de laminado mientras intentaba mejorar una receta de pan. Fuente: Shutterstock

 

Las caracolas saladas se pueden servir calientes o a temperatura ambiente, perfectas como aperitivo o parte de un buffet.

Tips MDZ:  asegúrate de que el hojaldre esté bien frío antes de empezar a trabajar con él, ya que esto facilitará el manejo y evitará que se rompa.

La versatilidad del hojaldre permite experimentar con distintos rellenos, tanto dulces como salados. Prueba con chocolate y avellanas, pesto y queso, o incluso espinacas y ricotta. Saborea estas deliciosas caracolas de hojaldre, que son tan fáciles de hacer como versátiles. ¡Y a disfrutar! Recuerda, si tienes dudas o quieres aportar sugerencias de recetas, nos puedes contactar a cocinemosjuntosmdz@gmail.com te contestaremos a la brevedad.

Archivado en