Recetas

Cómo preparar churros auténticos: receta fácil y rápida

Aprende paso a paso y fácilmente a preparar unos deliciosos churros con nuestra receta favorita e imbatible ¡manos a la obra!

Napsix lunes, 27 de mayo de 2024 · 17:00 hs
Cómo preparar churros auténticos: receta fácil y rápida
Churros crujientes y deliciosos: guía paso a paso para principiantes Foto: Shutterstock

Los churros son un delicioso y crujiente manjar originario de España, que se ha convertido en un favorito internacional. Estos dulces fritos, conocidos por su exterior dorado y su interior suave, son un deleite perfecto para cualquier momento del día. Ya sea como un desayuno energético, una merienda reconfortante o un postre después de una comida, los churros siempre satisfacen.

Aunque los churros son ampliamente conocidos como una delicia española, su origen exacto es incierto. Algunos creen que fueron introducidos en España por exploradores portugueses que trajeron una receta similar desde China. Fuente: Shutterstock

Los pasos para la elaboración es sorprendentemente sencilla, utilizando ingredientes básicos que se encuentran en cualquier cocina: harina, agua, mantequilla y huevos. La masa se fríe hasta que alcanza una textura crujiente y se recubre con una mezcla de azúcar y canela, que aporta un sabor irresistible. Una de las mejores formas de disfrutar los churros es acompañándolos con una taza de chocolate caliente, donde se pueden sumergir y saborear con cada bocado.

Aunque los churros tienen sus raíces en la cultura española, su popularidad ha cruzado fronteras, y ahora se pueden encontrar en mercados y festivales de todo el mundo. Prepararlos en casa es una experiencia gratificante que permite disfrutar de este clásico de la repostería en su mejor estado: recién hechos y aún calientes. ¡Vamos a la receta!

El nombre "churro" podría derivar de la similitud del dulce con los cuernos rizados de las ovejas "churra", una raza originaria de la península ibérica. Fuente: Shutterstock

Ingredientes

Para la masa de los churros: 1 taza (240 ml) de agua, 2 1/2 cucharadas (35 g) de azúcar, 1/2 cucharadita de sal, 2 cucharadas (30 g) de mantequilla, 1 taza (120 g) de harina de trigo, 1 huevo grande, 1/2 cucharadita de extracto de vainilla (opcional), aceite vegetal para freír (cantidad suficiente para que los churros floten en el aceite).

Para el recubrimiento: 1/2 taza (100 g) de azúcar, 1 cucharadita de canela en polvo.

 

Procedimiento

  1. En una cacerola grande, mezcla el agua, el azúcar, la sal y la mantequilla. Calienta la mezcla a fuego medio-alto y lleva a ebullición.
  2. Una vez que la mezcla hierva, reduce el fuego a bajo y agrega la harina de trigo de una vez. Remueve vigorosamente con una cuchara de madera hasta que la masa se despegue de los lados de la cacerola y forme una bola. Esto tomará aproximadamente 1-2 minutos. Retira la cacerola del fuego y deja que la masa se enfríe durante unos 5 minutos.
  3. Una vez que la masa se haya enfriado ligeramente, añade el huevo y el extracto de vainilla (si lo usas). Mezcla bien hasta que el huevo esté completamente incorporado y la masa sea suave y homogénea. La masa será pegajosa, pero eso es normal.
  4. Calienta el aceite vegetal en una sartén profunda o en una freidora a 190°C (375°F). Asegúrate de que haya suficiente aceite para que los churros puedan flotar libremente mientras se fríen.
  5. Mientras el aceite se calienta, prepara una manga pastelera equipada con una boquilla de estrella grande. Coloca la masa de churro en la manga pastelera.
  6. Una vez que el aceite esté caliente, exprime la masa de la manga pastelera directamente en el aceite caliente, formando churros de aproximadamente 10-15 cm de largo. Usa tijeras o un cuchillo para cortar la masa.
  7. Fríe los churros en pequeñas tandas para no abarrotar la sartén. Cocina cada churro durante 2-3 minutos, o hasta que estén dorados y crujientes por fuera. Voltea los churros con cuidado a la mitad del tiempo de cocción para asegurarte de que se cocinen de manera uniforme por todos lados.
  8. Usa una espumadera para retirar los churros del aceite y colócalos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
  9. Mientras los churros aún están calientes, mezcla el azúcar y la canela en un recipiente grande y poco profundo.
  10. Pasa los churros por la mezcla de azúcar y canela, asegurándote de que estén bien recubiertos.
En América Latina, los churros han sido adaptados y varían según la región. En México, es común encontrarlos rellenos de chocolate, dulce de leche o crema pastelera, mientras que en otros países se disfrutan con diferentes acompañamientos. Fuente: Shutterstock

Los churros están listos para disfrutarse inmediatamente. Puedes servirlos solos o con acompañamientos como chocolate caliente, dulce de leche, o una salsa de frutas.

Tips MDZ: si la masa está demasiado dura para exprimir a través de la manga pastelera, añade una pequeña cantidad de agua (una cucharadita a la vez) hasta alcanzar la consistencia deseada. Tambien asegúrate de mantener la temperatura del aceite a 190°C (375°F). Si el aceite está demasiado caliente, los churros se dorarán demasiado rápido por fuera y quedarán crudos por dentro. Si el aceite está demasiado frío, los churros absorberán mucho aceite y quedarán grasientos.  Experimenta con diferentes formas y tamaños de churros. Puedes hacer mini churros para bocados más pequeños o churros más largos para presentaciones más impresionantes.

Los churros son mejores cuando se comen frescos y calientes. Sin embargo, si tienes que guardarlos, déjalos enfriar completamente y guárdalos en un recipiente hermético. Recalienta en el horno a 180°C (350°F) durante unos minutos antes de servir.

Podrás saborear estos churros caseros crujientes y deliciosos, perfectos para cualquier ocasión especial o simplemente para satisfacer un antojo de algo dulce y frito. ¡Y a disfrutar! Recuerda, si tienes dudas o quieres aportar sugerencias de recetas, nos puedes contactar a cocinemosjuntosmdz@gmail.com te contestaremos a la brevedad.

Archivado en