Recetas

Receta clásica de muffins de arándanos: sabrosos y nutritivos

Aprende paso a paso y fácilmente a preparar unos deliciosos muffins de arándanos con nuestra receta favorita e imbatible.

Napsix domingo, 26 de mayo de 2024 · 20:03 hs
Receta clásica de muffins de arándanos: sabrosos y nutritivos
Cómo hacer muffins de arándanos esponjosos: receta paso a paso Foto: Shutterstock

Los muffins de arándanos son una delicia irresistible que combina la suavidad y esponjosidad de un bizcocho con la explosión de sabor dulce y ácido de los arándanos frescos. Esta receta clásica es perfecta para cualquier momento del día: desde un desayuno reconfortante hasta una merienda indulgente. Con su textura tierna y jugosa, estos muffins son una opción versátil que agrada a todos los paladares.

Aunque los muffins tienen raíces europeas, la popularidad de los muffins de arándanos se atribuye a Estados Unidos, donde se convirtieron en un clásico de la repostería estadounidense en la década de 1980. Fuente: Shutterstock

El arándano, una pequeña joya de la naturaleza, no solo aporta un intenso sabor frutal, sino que también añade un toque vibrante de color a estos deliciosos bocados. Además, los arándanos son conocidos por sus beneficios para la salud, ya que son ricos en antioxidantes y vitaminas, lo que hace que estos muffins sean una opción deliciosa y nutritiva.

Preparar muffins de arándanos en casa es más fácil de lo que piensas, y el resultado final es verdaderamente gratificante. Desde el momento en que empiezas a mezclar los ingredientes hasta que el dulce aroma llena tu cocina mientras se hornean, cada paso de este proceso es un placer culinario. ¡Vamos a la receta!

Los muffins de arándanos son extremadamente versátiles y se pueden adaptar a diferentes preferencias dietéticas. Se pueden hacer con harina integral para aumentar la fibra, o con ingredientes sin gluten para personas con sensibilidad al gluten. Fuente: Shutterstock

Ingredientes

250 g de harina de trigo, 150 g de azúcar, 2 cucharaditas de levadura en polvo, 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio, 1/4 cucharadita de sal, 120 ml de aceite vegetal (como aceite de girasol o de canola), 2 huevos grandes, 180 ml de yogur natural, 1 cucharadita de extracto de vainilla, 200 g de arándanos frescos o congelados (descongelados y escurridos), azúcar glass (opcional, para decorar)

Procedimiento

  1. Precalienta el horno a 200°C (390°F). Coloca los moldes de papel para muffins en un molde para muffins o engrasa los moldes si no usas papel.
  2. En un bol grande, tamiza la harina de trigo, el azúcar, la levadura en polvo, el bicarbonato de sodio y la sal. Mezcla bien los ingredientes secos con una espátula o un batidor de mano.
  3. En otro bol, bate los huevos ligeramente. Agrega el aceite vegetal, el yogur y el extracto de vainilla. Mezcla hasta que todos los ingredientes estén bien combinados.
  4. Vierte la mezcla de ingredientes húmedos sobre los ingredientes secos. Usa una espátula o una cuchara de madera para mezclar los ingredientes hasta que estén apenas combinados. Es importante no sobrebatir la masa para evitar que los muffins queden duros.
  5. Con cuidado, añade los arándanos a la masa y mezcla suavemente para distribuirlos de manera uniforme. Si estás usando arándanos congelados, es importante escurrirlos bien antes de añadirlos a la masa para evitar que la masa se vuelva demasiado húmeda.
  6. Divide la masa entre los moldes para muffins, llenando cada uno hasta aproximadamente 3/4 de su capacidad. Esto permitirá que los muffins se expandan mientras se hornean.
  7. Coloca el molde para muffins en el horno precalentado y hornea durante 18-20 minutos, o hasta que los muffins estén dorados en la parte superior y al insertar un palillo en el centro, este salga limpio.
Los muffins de arándanos son populares en todo el mundo y se han convertido en un clásico de la repostería en muchos países. Se pueden encontrar en cafeterías, panaderías y supermercados, y son apreciados por su sabor delicioso y su portabilidad como snack o desayuno rápido. Fuente: Shutterstock

Una vez horneados, retira los muffins del horno y deja que se enfríen en el molde durante unos minutos antes de transferirlos a una rejilla para que se enfríen completamente. Si lo deseas, puedes espolvorear los muffins enfriados con un poco de azúcar glass antes de servir.

Tips MDZ: puedes experimentar añadiendo ralladura de limón o naranja a la masa para un toque cítrico adicional, o agregar nueces picadas para darle un poco de textura extra. Los muffins de arándanos se conservan bien en un recipiente hermético a temperatura ambiente durante 2-3 días. También se pueden congelar y recalentar en el horno o en el microondas antes de servir.

Podrás saborear unos muffins de arándanos caseros tiernos y llenos de sabor en cualquier momento del día. ¡Y a disfrutar! Recuerda, si tienes dudas o quieres aportar sugerencias de recetas, nos puedes contactar a cocinemosjuntosmdz@gmail.com te contestaremos a la brevedad.

Archivado en