Recetas

Pastel de queso japonés: delicia esponjosa y ligera

Aprende paso a paso y fácilmente a preparar un delicioso pastel de queso japonés con nuestra receta favorita e imbatible.

Napsix viernes, 24 de mayo de 2024 · 18:02 hs
Pastel de queso japonés: delicia esponjosa y ligera
Pastel de queso japonés casero: receta fácil y rápida Foto: Shutterstock

El pastel de queso japonés, también conocido como "cotton cheesecake" o "soufflé cheesecake", es una delicia culinaria que ha conquistado a los amantes de los postres en todo el mundo. Originario de Japón, este pastel se distingue por su textura increíblemente ligera y esponjosa, que se derrite en la boca con cada bocado. A diferencia de los tradicionales cheesecakes densos y ricos, el pastel de queso japonés logra un equilibrio perfecto entre dulzura y suavidad, gracias a la técnica de batido de claras de huevo que le da su aireada consistencia.

El pastel de queso japonés es famoso por su textura ligera y esponjosa, similar a un soufflé. Esta textura se logra gracias a la técnica de batir claras de huevo a punto de nieve e incorporarlas cuidadosamente en la masa. Fuente: Shutterstock

La preparación de este pastel, aunque requiere ciertos pasos cuidadosos, es accesible incluso para los pasteleros aficionados. La combinación de queso crema, mantequilla, leche y harina, junto con las claras de huevo batidas a punto de nieve, crea una mezcla delicada que se hornea al baño María para garantizar una cocción uniforme y mantener su humedad característica. El resultado es un pastel dorado por fuera y maravillosamente ligero por dentro, ideal para disfrutar en cualquier ocasión, ya sea como postre después de una comida o como un delicioso acompañamiento para una taza de o café. ¡Vamos a la receta!

Aunque es un postre japonés, su origen tiene influencias europeas. Fue creado por japoneses que buscaban adaptar el tradicional cheesecake occidental a los gustos y técnicas culinarias japonesas, resultando en una versión más ligera y aireada. Fuente: Shutterstock

Ingredientes

Para el pastel: 250 gramos de queso crema a temperatura ambiente, 50 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente, 100 ml de leche entera, 60 gramos de harina de trigo, 20 gramos de fécula de maíz, 6 huevos grandes separados en claras y yemas, 140 gramos de azúcar granulada,1 cucharadita de jugo de limón, 1/4 cucharadita de crémor tártaro (opcional para estabilizar las claras), 1 cucharadita de extracto de vainilla, 1 pizca de sal.

Para el baño María: agua caliente

Para decorar: azúcar glass para espolvorear (opcional), frutas frescas (opcional)

 

 

Procedimiento

  1. Precalienta el horno a 160°C (320°F).
  2. Prepara un molde desmontable de 20 cm de diámetro. Engrasa ligeramente el fondo y los lados del molde con mantequilla y cúbrelo con papel pergamino. Envuelve la base y los lados del molde con papel de aluminio resistente para evitar que el agua entre en el molde durante el baño María.
  3. En un bol grande, bate el queso crema con la mantequilla a velocidad media hasta que la mezcla esté suave y homogénea y añade la leche poco a poco, batiendo hasta que esté completamente incorporada y la mezcla sea suave.
  4. Tamiza la harina de trigo y la fécula de maíz juntas. Añádelas a la mezcla de queso crema y bate a baja velocidad hasta que se combinen.
  5. Incorpora las yemas de huevo, una a una, batiendo bien después de cada adición. Agrega el extracto de vainilla y mezcla bien. La masa debe estar suave y sin grumos.
  6. En otro bol grande y limpio, bate las claras de huevo con el jugo de limón y el crémor tártaro (si lo usas) a velocidad media hasta que formen picos suaves e incorpora  el azúcar gradualmente, una cucharada a la vez, batiendo a alta velocidad hasta que las claras formen picos firmes pero no secos. Esto debería llevar unos 5-7 minutos.
  7. Añade un tercio de las claras batidas a la mezcla de queso crema y mezcla suavemente con una espátula para aligerar la masa. Incorpora el resto de las claras batidas en dos adiciones, mezclando con movimientos envolventes hasta que estén completamente combinadas. Asegúrate de no mezclar en exceso para mantener la mezcla aireada.
  8. Vierte la mezcla en el molde preparado y alisa la superficie con una espátula.
  9. Coloca el molde en una bandeja para hornear profunda y llénala con agua caliente hasta la mitad de la altura del molde, creando un baño María.
  10. Hornea en el horno precalentado durante 60-70 minutos, o hasta que la parte superior esté dorada y un palillo insertado en el centro salga limpio. Si el pastel comienza a dorarse demasiado rápido, cúbrelo ligeramente con papel de aluminio a mitad de la cocción.
El pastel de queso japonés ha ganado popularidad más allá de Japón, convirtiéndose en un favorito en muchas partes del mundo. Su receta se ha adaptado en diversas culturas, manteniendo su esencia pero incorporando variaciones locales.

Apaga el horno y deja el pastel en el horno con la puerta entreabierta durante 15 minutos para evitar que se colapse. Retira el pastel del baño María y deja enfriar completamente en una rejilla.

Una vez enfriado, retira el pastel del molde con cuidado y colócalo en un plato para servir. Espolvorea con azúcar glass y decora con frutas frescas si lo deseas.

Tips MDZ: asegúrate de que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente antes de comenzar. Para un pastel aún más ligero, tamiza la harina y la fécula de maíz dos veces antes de añadirlas a la mezcla.

Puedes almacenar el pastel en el refrigerador, cubierto, hasta por tres días. Sírvelo frío o a temperatura ambiente.

Saborea tu pastel de queso japonés! Este postre suave y esponjoso es perfecto para cualquier ocasión, y seguro deleitará a todos tus invitados con su textura ligera y sabor delicado. ¡Y a disfrutar! Recuerda, si tienes dudas o quieres aportar sugerencias de recetas, nos puedes contactar a cocinemosjuntosmdz@gmail.com te contestaremos a la brevedad.

Archivado en