Recetas

Descubre el encanto de un postre clásico: mousse de frutilla

Aprende a preparar paso a paso mousse de frutilla, un postre clásico de la cultura gastronómica ¡manos a la obra!

Napsix domingo, 21 de abril de 2024 · 22:03 hs
Descubre el encanto de un postre clásico: mousse de frutilla
Mousse de frutilla: un placer ligero y refrescante Foto: Shutterstock

El mousse de frutilla, un postre que evoca frescura y delicadeza, es una joya culinaria que deleita los sentidos y encanta a los paladares más exigentes. Esta exquisita creación combina la suavidad de la crema batida con la dulzura natural de las frutillas, creando una experiencia gastronómica que es tanto indulgente como refrescante.

Las frutillas son una excelente fuente de vitamina C y antioxidantes, lo que convierte al mousse de frutilla en una opción deliciosa y saludable para satisfacer tu antojo de postre. Fuente: Shutterstock

Originario de la cocina francesa, el mousse de frutilla ha conquistado mesas de todo el mundo con su irresistible sabor y su textura delicada. Su preparación, aunque requiere atención al detalle, es sorprendentemente sencilla, lo que lo convierte en una opción popular para cualquier ocasión.

En esta introducción al mundo del mousse de frutilla, exploraremos los secretos de su preparación, desde la selección de las frutillas más frescas hasta la técnica adecuada para lograr una textura perfectamente suave y esponjosa. Descubriremos cómo este postre clásico ha perdurado a lo largo del tiempo, convirtiéndose en un favorito en la mesa de aquellos que aprecian los placeres simples pero exquisitos de la vida. ¡A la receta!

Aunque la receta tradicional de mousse de frutilla utiliza frutillas frescas, también se pueden usar frutillas congeladas o incluso puré de frutillas, lo que permite disfrutar de este postre en cualquier época del año. Fuente: Shutterstock

Ingredientes

2 tazas de frutillas frescas lavadas y sin tallos, 1/4 taza de azúcar granulada, 1 cucharada de jugo de limón, 1 cucharadita de gelatina sin sabor, 2 cucharadas de agua fría, 1 taza de crema de leche fría, 1/4 taza de azúcar impalpable (azúcar glass), frutillas adicionales para decorar (opcional), hojas de menta para decorar (opcional).

 

 

Procedimiento

  1. Comienza así: en una licuadora o procesadora de alimentos coloca las frutillas, el azúcar granulada y el jugo de limón. Tritura hasta obtener un puré suave. Si lo prefieres, puedes dejar algunas frutillas enteras para una textura más rústica.
  2. En un tazón pequeño, espolvorea la gelatina sobre el agua fría y deja reposar durante unos minutos para que se hidrate. Luego, lleva la gelatina hidratada al microondas o a fuego bajo en una cacerola pequeña, y calienta hasta que la gelatina esté completamente disuelta. Deja enfriar ligeramente.
  3. Encárgate de preparar la crema batida: en un tazón grande y frío, bate la crema de leche con una batidora eléctrica hasta que empiece a espesar.
  4. Agrega el azúcar impalpable y continúa batiendo hasta obtener picos suaves. Ten cuidado de no batir en exceso, ya que la crema puede volverse grumosa.
  5. Agrega la gelatina disuelta al puré de frutillas y mezcla bien para incorporar. Después, con movimientos envolventes, añade la mezcla de frutillas a la crema batida hasta que esté completamente integrada. Trata de no mezclar en exceso para mantener la textura ligera y aireada del mousse.
  6. Vierte la mezcla de mousse en copas individuales o en un molde grande y refrigera durante al menos 4 horas, o hasta que esté firme.
El mousse de frutilla es un postre versátil que se puede servir en copas individuales para una presentación elegante o en un molde grande para ocasiones especiales. Fuente: Shutterstock

¡Y listo! Antes de servir, decora el mousse con frutillas frescas y hojas de menta si lo deseas. ¡Disfruta de este delicioso y refrescante postre con tus seres queridos! Recuerda, si tienes dudas o quieres aportar sugerencias de recetas, nos puedes contactar a cocinemosjuntosmdz@gmail.com te contestaremos a la brevedad.

Archivado en