Desde abono hasta insecticida: 3 formas de utilizar la cebolla para cuidar plantas del jardín

Desde abono hasta insecticida: 3 formas de utilizar la cebolla para cuidar plantas del jardín

Tanto la cáscara de la cebolla como el jugo que otorga son perfectos aliados en la jardinería a la hora de fertilizar las plantas.

Napsix

Las plantas requieren de algunos cuidados básicos para su desarrollo y mantenimiento. Entre ellos, el riego, el sustrato, la iluminación y el control de plagas. Lo cierto es que siempre que escuchamos que debemos cuidar nuestras plantas pensamos inmediatamente en las soluciones que ofrecen los viveros, dejando de lado los increíbles resultados que pueden dar algunos productos caseros, que son económicos y fáciles de aplicar. Este es el caso de la cebolla, una gran verdura que se utiliza en miles de recetas pero que se desconoce por sus beneficios en el jardín. Aquí te contamos cómo puedes aprovecharla para el cuidado de tus plantas

“Una sola cebolla tiene beneficios impresionantes para tus plantas”, comenzó diciendo Javier en un video del canal Huerto Adictos. En seguida aseguró: “Voy a explicarte cómo una cebolla va a hacer que tus plantas en casa se vean más bonitas que nunca, tengan todos los nutrientes que necesitan, sin plagas e incluso sin enfermedades”.

FOTO: SHUTTERSTOCK

Abono casero

Las pieles o cáscaras de la cebolla suelen terminar en la basura luego de usar el interior de dicha verdura. Sin embargo, tienen propiedades sumamente beneficiosas para las plantas del jardín, por lo que, en vez de tirarlas, podrás acumularlas para realizar un maravilloso abono casero. ¡Sin gastar nada!

De acuerdo al experto en jardinería, las cáscaras de cebolla “son una fuente increíble de vitaminas A, B, Calcio, Hierro, Potasio, Fósforo y Zinc”. Ahora que sabemos qué tan beneficiosas son, procedemos a realizar el paso a paso para crear nuestro abono casero a base de cebolla

El primer paso para llevar a cabo la sencilla preparación consiste en quitar las pieles de cebolla cada vez que vayamos a cocinar esta verdura, y juntarlas en un recipiente hasta conseguir una gran cantidad. Como se puede apreciar en el video, el creador de Huerto Adictos también agregó algunas cáscaras de ajo, puesto que contienen casi los mismos nutrientes y vitaminas. El segundo paso requiere llevar estas cáscaras a un recipiente mayor, donde agregaremos un litro de agua. ¡Súper fácil! Lo que resta es dejar todo en reposo por 24 horas, con una tapa y en temperatura ambiente. 

Una vez pasado el tiempo, sólo deberás regar tus plantas más débiles con un poco del abono casero líquido que preparaste. Verás que en pocos días, tus especies volverán a cobrar vida. 

Insecticida

Otro de los increíbles usos que tiene la cebolla en el jardín es el de insecticida. Te será de gran ayuda hacer una preparación con cebolla para repeler todas las hormigas y otros insectos que suelen invadir tus plantas. En este caso, necesitaremos una sola cebolla sin cáscara, a la que cortaremos los extremos y, luego, haremos un corte a la mitad de forma tal que queden unos aros “concéntricos”. Javier recomienda sacar algunas de los anillos centrales de la cebolla para que quede un hueco un poco más grande. Después, procede a realizar un pequeño corte diagonal. 

FOTO: SHUTTERSTOCK

El ingrediente que tampoco puede faltar para este insecticida casero es el clavo de olor. Simplemente clavaremos de cuatro a cinco clavos de olor en la cebolla. “Gracias a su potente olor mezclado con la cebolla, aquí no va a pasar absolutamente ninguna de esas molestas hormigas”, determinó el jardinero. Para finalizar Javier señaló: “Solo queda que nos acerquemos a una de nuestras plantas y en torno al tallo justo donde toca la tierra, coloquemos este potente repelente”.

Plaguicida

Las propiedades ácidas de la cebolla la convierten en un insecticida y plaguicida casero natural, que elimina las plagas como la mosca blanca y el pulgón. Para esto, debemos cortar 50 gr. de cebolla y pisarla con un mortero, con el fin de extraer un poco del jugo que nos servirá para combatir las plagas. Llevamos el jugo a otro recipiente y agregamos láminas de un diente de ajo y un litro de agua. Luego de que pasen 24 horas, puedes colocar la mezcla en un atomizador y proceder a pulverizar las plantas que hayan sido atacadas por alguna plaga.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?