Se dejó llevar por la emoción: así fue el día que la Doctora Polo lloró en Caso Cerrado

Se dejó llevar por la emoción: así fue el día que la Doctora Polo lloró en Caso Cerrado

La conductora se conmovió mucho ante un caso por lo que no pudo contener las lágrimas.

Napsix

Ana María Polo se volvió una de las personalidades de la televisión más queridas de las últimas décadas. Desde que comenzó a conducir el programa "Sala de parejas" en el 2001, mostró que es una mujer capaz de dar los más fuertes veredictos y los consejos que cada persona que asistía necesitaba. Pero ganó mucha más popularidad cuando este show cambió a lo que conocemos hoy como "Caso Cerrado". A lo largo de 18 años, Polo juzgó los casos más polémicos y se puso siempre del lado de los más débiles.

A pesar de que la Doctora Polo haya mostrado ser una mujer totalmente fuerte, con gran audacia y valor para pararse y dar su veredicto ante millones de personas, también es una persona sensible ante los hechos más conmovedores. Así lo mostró en tan solo un par de ocasiones frente a la pantalla.

Fue en uno de los capítulos de la última temporada de "Caso Cerrado" que la especialista en leyes cubano-estadounidense conmocionó a los televidentes al llorar en plena transmisión. Esto quedó grabado y, hay internautas que siguen recordando ese momento hasta la fecha.

En el caso en cuestión, el demandado narró que en una ocasión asistió a terapia luego de que su pareja de ese entonces perdiera a su bebé a los siete meses de embarazo. Esto les provocó gran dolor a la pareja, y también a su otra hija quien esperaba ansiosamente conocer a su hermanito. Al escuchar esto, la Doctora Polo se emocionó y les aconsejó adoptar una mascota para poder llenar ese vacío.

Si bien adoptaron al perrito para darle una felicidad a la niña, al llevarlo de vacaciones una mujer aseguró que el perro era suyo, por lo que lo reclamó para poder volver a gozar de su compañía. Por esto es que la pareja acudió a Caso Cerrado, con el fin de luchar por la tenencia de su querida mascota.

En ese momento, la Doctora Polo se dejó llevar por la emoción y soltó lágrimas al no poder tomar una decisión neutral al respecto, ya que consideraba que ambas partes tenían motivos razonables.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?