Ejercicios y consejos para cuidar y fortalecer tus rodillas

Ejercicios y consejos para cuidar y fortalecer tus rodillas

Claves y ejercicios para proteger las rodillas y evitar dolores y lesiones.

Napsix

Las rodillas son protagonistas de una gran cantidad de consultas médicas, y saber cómo cuidarlas y fortalecerlas es clave para nuestra salud. ¿Cómo protegerlas? Mantener un peso saludable, hacer actividad física para fortalecer los músculos que sostienen las rodillas ¡y cuidarlas! es la mejor solución para esta articulación contra su desgaste y para prevenir problemas. 

Claves y ejercicios simples para cuidar y fortalecer tus rodillas

Las rodillas permiten mantenerse de pie, caminar, correr, agacharse, saltar… Por eso, sufrir problemas con esta articulación (desde tendinitis hasta artrosis) pueden limitar seriamente la estabilidad y capacidad funcional del cuerpo. 

Saber cómo cuidar y fortalecer las rodillas es clave para nuestra salud.

Sea por inconvenientes mecánicos causados por un golpe o un mal movimiento, por realizar un deporte de manera inadecuada -fútbol o running- o debido al sobrepeso y la edad, el estado de las rodillas y su cuidado son clave para el bienestar físico. ¿Y cómo hacerlo?  Controlar el propio peso es una de las maneras más sencillas y efectivas de cuidar las rodillas.

A la hora de entrenar, hay que calentar correctamente antes de ponerse en actividad, y estirar al terminar la rutina, para evitar malestares y lesiones. 

Sufrir problemas con las rodillas limita la estabilidad y capacidad funcional del cuerpo.

El cuidado de las rodillas empieza en una alimentación rica en vitaminas A, C, D, calcio y ácidos grasos Omega-3, además de una buena hidratación. Se calcula que cada kilo de más ejerce aproximadamente cinco kilos extra de presión sobre la rótula al bajar o subir escaleras. Por el contrario, bajar 5 kilos  disminuye en un 50% los síntomas relacionados con los dolores de rodilla.

Una medida sencilla en beneficio del cuidado de las rodillas es mejorar la postura.

Otra medida sencilla en beneficio del cuidado de las rodillas es mejorar la postura porque, al encorvarse, la persona cambia el centro de gravedad del cuerpo, ejerciendo una presión adicional sobre las rodillas. Realizar alguna actividad física recomendada por un especialista es lo más recomendable, como natación, bicicleta y caminar o trotar moderadamente (con calzado adecuado y preferentemente en superficies lisas). 

Todo esto permiten fortalecer músculos sin sobrecargar las articulaciones, como cuádriceps, isquiotibiales y abductores, además de rutinas que incluyan sentadillas y estocadas. En cualquier caso, la actividad física regular es siempre una manera efectiva de mantener en forma las rodillas, tanto en su movimiento y funcionalidad como en su fuerza y resistencia. A la hora del entrenamiento, es recomendable recurrir a las rodilleras, un complemento para cuidar las rodillas y evitar lesiones.

Recuerda realizarte chequeos médicos siempre antes de comenzar a hacer ejercicio físico o rutinas de fuerza. Y también consultar con un profesional que supervise tu rutina y haga seguimiento de la misma.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?