Cómo recuperar la tierra vieja de una maceta

Cómo recuperar la tierra vieja de una maceta

Si has encontrado en tu jardín una maceta abandonada y no sabes cómo recuperar la tierra, en esta nota descubrirás algunos consejos útiles.

Napsix

Tener tierra de calidad es fundamental para la salud y el desarrollo de las plantas. Sin embargo, puede que, en algún rincón del jardín, hayamos olvidado alguna maceta y su tierra no luzca del todo apropiada para volver a utilizar.

En este caso, debes saber que es posible revitalizar esa tierra de forma muy sencilla y no hace falta que la deseches, incluso si la planta que se encontraba allí murió a causa de alguna enfermedad.

shutterstock

Cómo reutilizar tierra vieja

Si esta se encuentra en una maceta, entonces comenzaremos limpiando la superficie. Quitaremos las flores y hojas secas, también quitaremos las malezas que pueden haber crecido allí.

Resulta de gran ayuda conocer la razón por la que la planta que se encontraba allí murió, ya que, si se trató de una enfermedad producida por alguna plaga, las larvas de estas pueden continuar en el lugar.

Si tienes dudas o simplemente quieres asegurarte de que la tierra que obtendrás esté en perfectas condiciones, entonces deberás curarla. Colócala dentro de una bolsa de nylon negro, aplástala y exponla al sol durante 30 días.

Luego de este tiempo, es ideal tamizarla. De esta forma podremos quitar raíces, piedras o troncos gruesos y también algunas larvas -como la gallinita ciega- que suele mantenerse en las profundidades.

Finalmente, se deberá fertilizar. Para hacerlo, se tendrá que mezclar con sustrato, compost, guano o tierra preparada. La proporción puede ser al 50% o al 25%, según el uso que se le vaya a dar después. Por ejemplo, para hortalizas se necesitará un mayor aporte de nutrientes.

shutterstock

Si la idea es obtener un súper sustrato, y ya tienes algo de experiencia en jardinería, entonces podrás incorporar los nutrientes fundamentales.

Por ejemplo, para 20 kilos de tierra recuperada se debe aportar fósforo agregando una taza de harina o ceniza de hueso. La materia orgánica se incluye con una taza de compost.

En tanto, para incorporar potasio se debe agregar polvo de pieles de fruta tostada.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?