Cómo hablar sobre el acoso por tus hijos

Cómo hablar sobre el acoso por tus hijos

El acoso es un tema complejo al que debemos enfrentarnos durante la crianza de nuestros hijos. Estos consejos pueden ayudarte para saber cómo actuar.

Napsix

Durante la crianza, los padres deben enfrentarse a situaciones para las que nunca fueron preparados, no solo porque los tiempos cambian de forma apresurada, sino porque la actualidad parece cada día más compleja. Hablar de acoso puede resultarnos todo un desafío para prevenir que tu hijo o hija lo padezca o lo perpetre. Aquí te dejamos algunos consejos sobre cómo abordar el tema. 

Lo primero que debemos hacer es informarnos y conocer del tema. Un informe publicado por UNICEF, indica que el acoso tiene tres características distintivas: intención, repetición y poder. Es decir, quien ejecuta una acción no hace con la idea de causar daño, ya se físico o psicológico y, para vulnerar y someter a su víctima, lo hace de forma reiterada.

Foto: Pixabay

Este concepto es importante ya que, durante las diferentes etapas del desarrollo, los altercados en escuelas, clubes o amigos pueden ocurrir, sin embargo, existe una gran diferencia cuando estos episodios son asiduos.

El mismo informe indica que la intervención de los padres ante este hecho es muy importante. No se debe dejar que los pequeños “resuelvan solos” este problema.

Cómo hablar de acoso con nuestros hijos

Se debe explicar a los niños y niñas de qué se trata el acoso, ya sea real o virtual. De esta forma, ellos no normalizarán este tipo de comportamientos y podrán alertarnos ante situaciones que los lastima.

Las charlas sobre el tema deben ser recurrentes y abiertas, si solo se habla en privado y con solemnidad estaremos dando a entender que se trata de una situación tabú.

Foto: Pixabay

Es importante que se enseñe también con el ejemplo ya que, si como adultos avalamos situaciones de burlas constantes o acoso hacia otra persona, estas pueden ser repetidas por los niños y niñas.

En este tipo de situaciones son tres las partes que intervienen: el victimario, la víctima y los testigos. En este último caso, también es necesario demostrar la disidencia defendiendo a quien sufre de acoso, consolándolo u ofreciendo ayuda.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?