Efectivo, cómo limpiar cuadros de tela o madera sin dañarlos

Efectivo, cómo limpiar cuadros de tela o madera sin dañarlos

Si tienes cuadros decorativos en casa y te preguntas cómo limpiarlos correctamente sin dañarlos, entonces puedes utilizar estos consejos

Napsix

Napsix

Los cuadros pintados en tela o madera son siempre una gran opción para decorar la casa y darle un poco de color a la vivienda. Además, aportan dinamismo al hogar, añadiendo un toque artístico. Sin embargo, el hecho de estar colgados en un lugar provoca que con el tiempo se vayan acumulando tierra y otro tipo de suciedades que se deben limpiar correctamente. En esta tarea surgen dudas sobre cuál es la forma correcta para asearlo sin provocar daños.

En la tarea cotidiana de limpiar la casa intervienen varios objetos como la ropa, las ventanas, los electrodomésticos y otros tantos. Para ellos suelen haber algunos consejos sencillos conocidos popularmente que hace que afrontemos la tarea con mayor facilidad. Esto no ocurre con los cuadros o pinturas, que generan más dudas sobre cómo asearlos correctamente.

Limpiar cuadros es más sencillo de lo que crees
Fuente: Pexels

Para comenzar debes tener en cuenta que deberías evitar cualquier tipo de producto de limpieza comercial que utilices para muebles o cristales, ya que podrían engrasar la superficie del cuadro y generar daños irreversibles.

Asimismo es importante evitar limpiar con paños en exceso mojados o con objetos ásperos que puedan dejar marcas en la pintura. Como consejos generales, deja de lado esponjas, estropajos o rejillas.

Evita usar productos industriales
Fuente: Pexels

En cuanto a lo que sí debes hacer es quitar el polvo. Para esto puedes utilizar un plumero descartable, que es ideal para estos casos ya que estos atrapan la suciedad y uno usado o tradicional podría arrastrar partículas generando un perjuicio al elemento decorativo. Otro objeto que se puede utilizar para esta misión es un paño seco. También funcionan muy bien algunas brochas que te den la posibilidad de sacar las partículas más pequeñas de cualquier rincón.

Luego, y solo de ser necesario, humedece con agua un paño limpio y pásalo por el cuadro con movimientos suaves de manera de no presionar el material. El consejo es que lleves adelante esta tarea solo de ser estrictamente necesario para eliminar alguna mancha por ejemplo. Pero una vez que lo hagas intenta repetir el paso con uno seco para evitar problemas mayores.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?