¡Conmoción! Otro miembro de la realeza decidió renunciar a su estatus real

¡Conmoción! Otro miembro de la realeza decidió renunciar a su estatus real

La princesa de Japón anunció que renunciará a su título imperial luego de contraer matrimonio y se mudará definitivamente a New York.

Napsix

Napsix

Las familias reales del mundo entero viven momentos complicados, es que la ruptura del príncipe Enrique de Gales y Meghan Markle con la realeza británica fue todo un símbolo que pone en discusión el rol de la monarquía en las sociedades modernas. En las últimas horas se conoció que otro miembro real, en este caso perteneciente a familia imperial japonesa, decidió seguir los mismos pasos y se negó a casarse según los ritos propios de las bodas imperiales.

Se trata de la princesa Mako de Akishino, sobrina del emperador de Japón Naruhito, quien en octubre cumplirá 30 años y se casará con Kei Komuro, un "plebeyo" que recientemente se egresó de la carrera de Derecho. 

Mako de Akishino y su prometido Kei Komuro. Foto: Nippon

La prensa japonesa dio a conocer un detalle que dejó sin aliento a gran parte de la población niponas. Es que Mako rechazó la tradicional dote que se realiza con fondos públicos y asciende a 150 millones de yenes (algo más de 1.300.000 de dólares). La princesa también se negó a realizar una ceremonia imperial y a su título como parte de la realeza

Para algunos, la noticia fue sorprendente, aunque ya percibían que la joven estaba cada vez más lejos de la familia real y sus obligaciones ya que se había mudado a New York en 2018. Esta ciudad seguirá siendo su domicilio después de desposarse ya que, si bien la boda se hará en suelo japonés, la pareja luego volverá a Estados Unidos. 

Mako tiene una extensa estirpe noble debido a que, por su línea paterna, todos sus antepasados fueron emperadores de la isla. 

La princesa rechazó la dote y renunciará a su título real. Foto:  Gtresonline

Una boda pospuesta

La relación entre la princesa y Kei Komuro no ha estado excenta de polémica. La pareja se conoció en 2012 en la universidad privada de Gakushuin, ubicada en Tokio, donde ambos estudiaban y en 2017 anunciaron su compromiso, este establecía que el matrimonio se consumaría en 2018, pero hubo un sin fin de aplazamientos. 

La prensa japonesa no ha dejado pasar ni un solo detalle de esta relación. Es que, la familia del novio se ha visto inmersa en varios litigios judiciales por problemas económicos.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?