Intenta realizar el test visual del triángulo de Kanisza si puedes superar la ilusión óptica que engaña a tu cerebro

Intenta realizar el test visual del triángulo de Kanisza si puedes superar la ilusión óptica que engaña a tu cerebro

Concentrate y percibe que es lo qué ven tus ojos, es la pura realidad o es algo creado en nuestra mente lógica para poder entender y acceder a diferentes respuestas.

Napsix

Napsix

El test visual del triángulo de Kanizsa es una ilusión óptica descrita por primera vez por el psicólogo italiano Gaetano Kanizsa en 1955. En la figura se percibe un triángulo equilátero blanco, pero de hecho no existe ninguno. Este efecto es conocido como contorno subjetivo o ilusorio. También, este triángulo blanco inexistente parece ser más brillante que el área circundante pero, de hecho, tiene el mismo brillo del fondo.

Sin duda alguna, nuestra mente necesita siempre entender todo, darle a todo una explicación lógica. Por eso está constantemente intentando encontrar respuestas para todo, aún donde no las hay. Para explicarte te traemos el siguiente test visual que contiene una ilusión óptica que te hará pensar que sucede en tu mente cuando tus ojos perciben las imágenes.

Ahora bien si tapas la figura del test visual de la derecha y dejas solo la de la izquierda, ¿Ves los triángulos? ¿Seguro? Porque en realidad no hay ninguno. Se trata de una ilusión óptica, es tu cerebro el que lo está dibujando ante ti, porque ante la imagen de formas discontinuas nuestro cerebro ha evolucionado para interpretar que hay un objeto delante.

Lo que en concreto aprecia tu ojo son líneas que al unirse conforman una V corta, esto hace que lo que no está enmarcado parezca que existe, esto se llaman "Contornos Ilusorios". Es así que gracias a esta ilusión óptica podemos ver triángulos blancos por encima de los triángulos delineados, aunque en realidad no existen.

El Triángulo de Kanisza

Una vez más, en este test visual, nuestro cerebro está sacando conclusiones precipitadas y encontrando explicaciones lógicas a lo que no lo tiene, cayendo así en una ilusión óptica. De nuevo, por una buena razón: esto facilita detectar a depredadores o presas en un entorno natural, lo que nos lleva a nuestros antepasados, los primates y la necesidad de protegerse del peligro.

Imagen: Freepik


 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?