6 nutrientes que no le pueden faltar a tu limonero

6 nutrientes que no le pueden faltar a tu limonero

Conoce todos los secretos para lograr que el limonero de tu jardín sea muy productivo y saludable.

Napsix

Napsix

Para que el limonero de tu jardín se desarrolle fuerte y saludable, la clave está en la fertilización y algunos cuidados básicos que debes seguir. Obviamente, se trata de una especie muy susceptible a sufrir ataques de insectos y plagas por lo que debes estar siempre alerta.

Incluso para los menos experimentados en tareas de jardinería, descubrir qué le ocurre a nuestro limonero no será una tarea sencilla, ya que el árbol se expresará a través de sus hojas dando pistas sobre el tipo de nutrientes que necesita.

Foto: Getty

Si notas que tu planta no luce del todo bien y te has asegurado que tenga las condiciones fundamentales de riego y luminosidad, entonces es el momento de inspeccionar que ninguna plaga lo esté afectando. Cuando estos motivos estén descartados entonces pasaremos a indagar sobre la fertilización.

Básicamente son 6 son nutrientes que no le pueden faltar ya que de estos dependen el follaje, la floración y, por supuesto, el desarrollo de frutos. Por eso, siempre debes procurar que el sustrato sea rico en zinc, hierro, nitrógeno, nitrato amónico, fósforo y potasio.

Si has decidido aplicar métodos ecológicos en tu jardín es posible que le brindes un muy buen fertilizante realizando tu propio abono orgánico a través de la composta de alimentos. Aunque también puedes reforzar su poder con preparados específicos.

Fertilizantes naturales para limonero

Infusión de banana: se debe incorporar unas dos cáscaras de banana por cada dos litros de agua y dejar que rompa hervor. Luego se esperará a que se enfríe, se colará y se utilizará para regar el limonero.

Foto: Huerto urbano

Cenizas: las cenizas de madera virgen son ideales para incorporar nitrógeno en la tierra, estas pueden ser usadas directamente o disolverlas en agua para regar.

Hierro y zinc: es posible incorporar estos nutrientes en el suelo utilizando clavos, tuercas o tornillos oxidados, estos deben ser enterrados con mucho cuidado cerca del tronco.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?