Utiliza este increíble truco para quitar las manchas amarillas de las almohadas

Utiliza este increíble truco para quitar las manchas amarillas de las almohadas

Si has cambiado tus sábanas y has observado que tus almohadas tienen unas marcas amarillas producto del sudor, ten en cuenta que hay formas de dejarlas como nuevas

Napsix

Napsix

Limpiar las almohadas no suele ser una actividad que se haga con periodicidad y aunque lo hagas con productos muy famosos y en la lavadora, esas manchas amarillas no se quitan. Sin embargo, debes saber que existen dos métodos muy eficaces para higienizar tus almohadas y dejarlas como nuevas.

Lo primero que debes saber, es que esas manchas amarillas se producen por efecto del sudor. Aunque pueda parecer desagradable, la verdad es que es natural e inherente a todas las personas. Sin embargo, debes descansar sobre una cama limpia y confortable. Así también, es muy común la presencia de ácaros en los cojines. Pero esto último se puede prevenir sacudiendo diariamente tus almohadas.

Quita las manchas amarillas de tus cojines

Existen al menos dos métodos para limpiar tus almohadas de una forma tan eficaz que se quiten esas indeseadas manchas amarillas. Ten en cuenta que estos trucos puedes utilizarlos periódicamente y así será más fácil aún sacar esa suciedad. Hacerlo una vez al mes o cada 60 días es suficiente.

Una opción es calentar una taza de agua y disolver en ella unos 20 gramos de jabón neutro. A esa preparación debes agregarle una cucharada de bicarbonato de sodio y el jugo de un limón. Luego de mezclar bien todo esto para unificar la preparación, debes sumar tres cucharadas de agua oxigenada y verter la preparación en la lavadora junto a la almohada. Tras un lavado medio, esta debería salir impecable.

Otra opción para limpiar este elemento es la que sugiere un video de Hogar Manía y que requiere de menos productos. Una vez que hayas quitado la funda, sumerge tu almohada en un recipiente grande con agua y amoníaco por un día completo. Pasado ese tiempo, debes enjuagar con abundante agua y secar al sol.

Asegúrate de que no quede nada de humedad que luego pueda afectar a la calidad de tus sábanas. Con este sencillo consejo, volverás a tener tus almohadas blancas y como recién compradas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?