Cómo cultivar arándanos en maceta

Cómo cultivar arándanos en maceta

Los arándanos son frutos deliciosos y muy beneficiosos para la salud. Cultivarlos en maceta en tu jardín es posible, solo se deben tener en cuenta algunos consejos.

Napsix

Napsix

Los arándanos son frutos deliciosos y saludables que traen una gran cantidad de beneficios para tu salud si los incorporas en tu dieta de forma constante. Además, cuentan con propiedades antioxidantes que te harán sentir cada día más joven. Cultivarlos en tu jardín y poder contar con ellos cuando lo desees suena maravilloso, así que en esta nota te contaremos lo que necesitas para que crezcan saludables.

Arándano o mora azul, así se lo conoce popularmente al Vaccinium corymbosum, un arbusto frutal nativo de Estados Unidos que se ha convertido en toda una estrella en América del Sur donde representa una importante actividad agrícola.

El arándano es un arbusto que puede ser cultivado en maceta. Foto: Pinterest

Si bien, originalmente, se trata de una planta silvestre, es posible realizar su cultivo en macetas a aprovechar de sus deliciosas bayas ya que tienen un importante valor nutricional con altos niveles de antioxidantes y vitamina C. También son una buena fuente de fibra y Manganeso.

Cultivo de arándanos en maceta

Lo primero que debes saber es que, si decides hacer tu planta desde una semilla, deberás esperar al menos tres años para tener los primeros frutos. En tanto, si obtienes una planta que ya crecida tendrás que poner especial atención en el recipiente donde la colocarás. Lo ideal es buscar una maceta grande con una capacidad de entre 60 y 75 litros. 

Para que las raíces no sufran el frío durante el invierno se puede colocar un mantillo en la parte inferior. 

Incorpora arándanos a tu dieta y recoléctalos de tu propio jardín. Foto: Instagram

A la hora de preparar el sustrato, lo indicado es optar por tierra más bien ácida que contenga corteza de pino, fibra de coco o musgo.

Durante el verano, la planta debe ser expuesta al sol directo y procurar otorgarle un riego frecuente que permita que la tierra siempre se encuentre húmeda aunque no encharcada. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?