Injertar frutales: cuándo es necesario y cómo hacerlo

Injertar frutales: cuándo es necesario y cómo hacerlo

Los frutales de nuestro jardín necesitarán ser injertados para poder autopolinizarse y así producir deliciosos frutos.

Napsix

Napsix

Injertar árboles es una técnica artificial de reproducción vegetativa que ha sido utilizada durante años y tiene un alto grado de eficacia. En el ámbito doméstico, se usa para que los frutales se autopolinicen y, de esta forma, puedan producir frutos en los jardines sin necesidad de tener cerca otro ejemplar.

Según se ha podido constatar, los chinos realizaban injertos en el milenio I a.C. en sus prácticas agrícolas. Con los años, esta técnica se ha modernizado y estudiado para que sea más eficiente. Incluso, comercialmente, esta práctica se lleva adelante para fortalecer algunas especies y hacerlas más resistentes a plagas y enfermedades.

Los frutales cultivados en jardines necesitan de injertos para producir frutos. Foto: Diario Ciencias

¿Por qué se injertan los frutales?

Si tienes la suerte de contar con un jardín donde plantar algunos árboles, es probable que este espacio sea reducido y optes por colocar diferentes especies en lugar de dos ejemplares de la misma. Sin embargo, los frutales requieren ser polinizados y para esto necesitan un compañero.

Los injertos son una buena solución a este problema, de esta forma nos estaremos asegurando que el frutal se autopolinice y, de esta forma, logre producir frutos en soledad.

Cómo hacer un injerto

Existen diferentes formas para realizar un injerto y varios consejos que se deben seguir para que tenga éxito.

  • El injerto debe ser del doble del tamaño del árbol.
  • Debe ser recta y sana
  • Se le deben quitar todas las hojas

Tipos de injertos

Esta técnica se clasifica en tres grandes grupos: de yema, de púa o de aproximación.

En el caso de la primera, hay varios subtipos. Básicamente se trata de usar un trozo de corteza para ser incorporado bajo la corteza del árbol base.

Injertos de yema Foto: JardineríaON

En el segundo, se usa una porción de rama –denominada púa- para ser ubicada en un tronco del frutal base.

Injertos de púa. Foto: Portal frutícola 

Finalmente, el tercero implica unir ejemplares de diámetros similares a los que previamente se le realizarán cortes longitudinales.

Injerto de aproximación. Foto: Verdebonsai

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?