Cómo recuperar una planta del exceso de riego

Cómo recuperar una planta del exceso de riego

Recupera tus plantas del exceso de riego con estos consejos y dales una nueva vida.

Napsix

Napsix

Muchas veces, con la intención de brindarles mayores cuidados cometemos graves errores que puede terminar con la vida de nuestras plantas. Esto es muy frecuente en lo que respecta a los excesos, ya sea de riego o fertilización. Para recuperar nuestro jardín y asegurarnos de mantenerlo saludable se deben tener en cuenta algunos consejos.

Al igual que en otras tantas tareas de la vida diaria, mantener un equilibrio a la hora de cuidar nuestras plantas es fundamental. A pesar de lo detallistas que seamos, durante los meses de calor, nos vemos tentados a reconfortar nuestro jardín brindándoles más agua de la que realmente necesitan y esto puede terminar con la muerte de algunas especies.

Sobrepasarnos en el riego provocará la aparición de estos síntomas. Foto: Blog plantas

Lo primero que debes saber es que, salvo un puñado de plantas, los encharcamientos no favorecen el crecimiento y pueden ayudar al desarrollo de hongos o enfermedad, además de pudrir por completo la raíz.

Conociendo las necesidades de cada uno de los ejemplares que tenemos en nuestro jardín, debemos otorgarles las condiciones de humedad necesarias. El drenaje de los recipientes es fundamental.

Sin embargo, si el error se descubre a tiempo es posible encontrar una solución para recuperar la planta. Algunos síntomas que serán notables nos pueden servir de llamados de atención.

El momento de actuar no identificarás cuando haya una ausencia de nuevos brotes, el debilitamiento general, la caída de hojas y flores. También se podrá ver que las hojas inferiores se ponen amarillas o marrones.

El exceso de riego hará que las hojas inferiores comiencen a ponerse amarillas. Foto: Proferoc

Otra buena señal es descubrir un sustrato compactado y el crecimiento de moho verde.

¿Cómo recuperar mi planta?

Lo ideal es quitar por completo del interior de la maceta el pan de tierra. Si hay exceso de riego, esta se mantendrá en una sola pieza. Se debe dejar secar durante algunas horas o días, sin descubrir la raíz.

Cuando se note que la humedad ha disminuido se tiene que observar que las raíces todavía estén en buen estado o no muestren debilitamiento o pudrición. Luego, se tiene que hacer un trasplante.

En caso de que se utilice la misma maceta, es importante lavarla y desinfectarla con algo de alcohol. Esto eliminará los hongos que pueden haber comenzado a crecer. También es importante chequear que los desagües no estén tapados. Para impedir que esto vuelva a ocurrir lo mejor es color algunas piedras grandes en el fondo del recipiente antes de llenarlo.

Evita que tus plantas mueran con estos consejos. Foto: Pinterest

Mantener las raíces cubiertas suele ser la forma menos invasiva para mudar una planta, en este caso, procura que quede la menor cantidad de tierra húmeda posible y coloca un nuevo sustrato.

Finalmente, es importante la prevención de futuras enfermedades o infecciones a través de la aplicación de un fungicida. El próximo riego solo debe hacerse si, al enterrar un dedo en la tierra, notamos que esta está seca.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?