Girasoles en maceta: embellece tu jardín y produce tus propias pipas

Girasoles en maceta: embellece tu jardín y produce tus propias pipas

Embellece tu jardín con hermosos y grandes flores de girasoles cultivados en macetas.

Napsix

Napsix

Los girasoles son plantas anuales de muy rápido crecimiento y con un gran poder ornamental debido a sus enormes y llamativas flores. Su cultivo es bastante sencillo y puede hacerse en maceta, cuando la temporada termine, la planta se secará, pero es el momento indicado para cosechar tus propias pipas y disfrutarlas.

Girasol, calom, jáquima, maravilla, mirasol, tlapololote, maíz de teja o flor de escudo; esta planta ha sido bautizada de muchas maneras según el país. La particularidad que le hizo ganar este mote se llama heliotropismo y consigna los movimientos que realizan determinadas vegetaciones en torno al sol.

Elige la especie que más te guste para cultivar en tu jardín Foto: Flor de planta

Su cultivo es milenario en América y data del año 1000 a.C. Actualmente, su siembra es muy importante en la economía mundial debido a la cantidad de productos que derivan de esta planta como aceite, harina, biodiesel o alimento de ganado.

En los últimos años, cada vez son más las personas que buscan vestir su jardín con alguna de las especies de esta familia ya que sus amplias flores y el intenso color amarillo resulta muy llamativos. Además, son plantas con muy pocos requerimientos y su cuidado es muy sencillo.

Lo primero que debes tener en cuenta es la semilla. Para conseguirlas debes visitar un vivero o tienda especializada ya que las tostadas o saladas no servirán para este propósito. El almácigo debe hacerse a finales de invierno o durante la primavera.

Se puede iniciar en un recipiente pequeño y luego trasplantar a una maceta de no menos de 20 litros para asegurarnos que tenga un buen espacio para crecer y desarrollarse.

Disfruta de sus enormes flores y su amarillo intenso en tu propio jardín. Foto: iStock

El sustrato debe ser rico en nutrientes, preferentemente con materia orgánica. Es muy importante que se cuente con un buen drenaje debido a que requieren de mucha humedad, pero el exceso de agua los pudre con facilidad.

Las semillas tienen que tener una separación de unos 15 centímetros entre ellas y ser colocadas a una profundidad de unos 2 centímetros. Es importante regar la tierra antes de ubicarlas.

A los diez días comenzarán a verse los primeros brotes. Si tenemos que cambiarlos de maceta, este proceso debe hacerse cuando la planta muestre al menos cuatro hojas. Cada ejemplar debe guardar una distancia no menos a los 20 centímetros, por lo tanto, si el recipiente no es muy grande, lo mejor es ubicar solo uno.

Los girasoles necesitan de mucha humedad. Foto: Verdecora

Durante el crecimiento, hay que proveerles de una gran cantidad de horas de sol y mantener su entorno bien húmedo. En caso muy aislados, las plantas necesitarán de una estaca que la ayude a mantenerse firme.

Si la especie que elegiste tiene semillas comestibles, deberás dejar que la flor muera en el tallo, aunque deberás poner especial atención para que los pájaros no las lleves. Para evitarlo puedes colocar una malla plástica envolviéndola.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?