Dos consejos para evitar la humedad en los techos

Dos consejos para evitar la humedad en los techos

Los techos son muy propensos a sufrir la humedad y estropearse fácilmente. Procura poner en marcha estos consejos para evitarlo.

Napsix

Napsix

En algún momento de nuestra vida tendremos que lidiar con problemas de humedad en nuestro hogar, ya sea por un mal mantenimiento o por factores extendernos que provocarán que los muros y techos comiencen a ser propensos a los excesos de agua. Antes de entrar en pánico sigue estos consejos para evitar que el tema se agrave.

Goteras, manchas, formación de moho o mal olor son algunas de las consecuencias que provoca la humedad en los ambientes. En tanto, la Organización Mundial de la Salud ha alertado en varias ocasiones sobre las enfermedades y riesgos que puede provocar este tipo de situaciones.

Evita que tus techos se estropeen por la humedad. Foto: Instagram

Humedad en techos: principales causas

Existe una serie de medidas preventivas que colaborarán a que la humedad no sea una complicación crónica. Si bien llevarán algo de tiempo, es mucho más económico ponerlas en marcha que luego tener que invertir una verdadera fortuna en refacciones.

Si bien en el mercado existen una gran cantidad de productos que ofrecer acabar por este problema, la clave será siempre la prevención. Es que, si tenemos la posibilidad de construir nuestra casa, lo ideal es nunca ahorrar en materiales aislantes o impermeabilizantes. A pesar de que sus costos pueden ser altos, estos nos protegerán a futuro y nos salvarán de tener verdaderos dolores de cabeza.

En el caso de los techos, una de las principales causas que provoca goteras o excesos de humedad son los desagües tapados. Tan sencillo como eso. ¿Cada cuánto tiempo limpias las canaletas que se encargan de desviar el agua de la lluvia? Si tu respuesta es casi nunca, entonces deberías comenzar a incorporarla a tu rutina de limpieza.

Procura siempre hacer un buen mantenimiento a las canaletas. Foto: depositphotos

Es que, estos elementos pueden estropearse u obstruirse con facilidad por el polvo, las ojos o suciedad del ambiente. Esto hará que, ante una lluvia, el agua permanezca y no desagote adecuadamente e, incluso, llegue a ingresar a la casa.

Colocar una simple malla plástica o metálica para proteger y prevenir los atascos es una medida muy efectiva.

Procurar que estos tengan una pendiente adecuada también es otra forma de evitar futuros problemas. Que cada canaleta permanezca en su lugar y logre canalizar el agua hacia el exterior es fundamental.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?