Cómo limpiar y desinfectar las esponjas de baño

Cómo limpiar y desinfectar las esponjas de baño

Las esponjas de baño pueden ser un verdadero caldo de cultivo para gérmenes y bacterias. Esto provocará problemas en tu piel. Límpialas e higienízalas a fondo con estos trucos.

Napsix

Napsix

La esponja de baño, al igual que las de cocina, son un lugar ideal para el crecimiento de gérmenes y bacterias. Esto se debe a que su uso las hace estar húmedas de forma permanente. Limpiarlas y desinfectarlas de forma periódica es muy necesario ya que así estaremos eliminando microorganismos que podrían afectar nuestra salud. 

Ya sea durante una ducha rápida o un baño relajante, las esponjas de baño nos acompañan en este proceso ayudando a eliminar la suciedad e impurezas de nuestra piel. Sin embargo, llenarlas de jabón, ungüentos o cremas no implica que estas se mantengan completamente limpias e higienizadas. 

Procura higienizar periódicamente la esponja de baño. Getty Images

La realidad es completamente opuesta a esto. Incluso hay estudios que indican que materiales como las esponjas son un verdadero caldo de cultivo de gérmenes. Esto se debe, básicamente, a que se mantienen húmedas durante largos periodos de tiempo. Además, están expuestas a los gases y partículas que surgen del inodoro cada vez que tiramos la cadena. 

Debido a estas razones es que, es fundamental su renovación cada cierto tiempo. Según se aconseja, estos elementos de higiene personal deben renovarse todos los meses, en caso de ser naturales. Si se tratan de esponjas artificiales puede extenderse su uso durante dos meses.

Sin embargo, además de los cambios periódicos, también resultará muy conveniente limpiarlas e higienizarlas al menos una vez a la semana.

Cómo desinfectar las esponjas de baño

Existen diferentes técnicas y todas son muy sencillas y accesibles. Elije la que te haga seguir más cómodo y ponla en marcha.

El método más fácil y eficaz es diluir unas gotas de lavandina en un recipiente con agua caliente y sumergirla durante 10 minuto. Luego procura enjuagarla muy bien con abundante agua para que no queden rastros de lejía que puedan afectar tu piel. Finalmente, déjala secar al aire libre.

Elije el método que más te convenga y deja tu esponja impecable. Foto: Dreamstime

Una forma menos agresiva de lavarla es usando vinagre. Primero deberemos procurar eliminar por completo los restos de jabón, después usaremos media taza de vinagre y media de agua caliente. En esta mezcla la dejaremos descansar durante algunos minutos. En esta oportunidad no hace falta que se enjuague, pero sí es fundamental un secado adecuado.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?