Aprende a limpiar y desinfectar tu cepillo de dientes

Aprende a limpiar y desinfectar tu cepillo de dientes

Tu cepillo de dientes puede estar almacenando una gran cantidad de bacterias y microorganismos. Conoce cómo limpiarlo y desinfectarlo de forma adecuada.

Napsix

Las cerdas de tu cepillo de dientes pueden convertirse en un lugar ideal para que miles de bacterias proliferen. Esto no solo es porque, usualmente, los almacenamos en el baño, sino que es en nuestra boca donde toman un mayor contacto con diferentes microrganismos. Limpiarlos frecuentemente y puntualizar en una adecuada higiene es indispensable.

Los odontólogos recomiendan que el uso de los cepillos de dientes no supere el mes, luego de este tiempo, lo mejor sería desecharlo y comprar uno nuevo. La producción de estos elementos de higiene en materiales como el bambú buscan disminuir el impacto ambiental que provoca el plástico.

Los aerosoles del inodoro contaminan tu cepillo de dientes. Foto: Vitix

Aunque, en la mayoría de los casos, la utilización del cepillo se extiende bastante más. Esta situación provoca que la cantidad de población microbiana sea mayor.

Si eres de los que buscan resguardarlo de la contaminación colocándolo en un estuche, entonces no te gustará saber que este procedimiento incentiva el crecimiento de bacilos gram negativos. Estos microorganismos llegan a tu cepillo debido a los aerosoles que produce el inodoro en cada descarga, ya que se encuentran principalmente en la materia fecal.

Para impedir que este proceso afecte tus elementos de higiene debes saber que se requieren de, al menos, 108 centímetros de distancia entre el inodoro y el lavabo para que este no ocurra. Mientras que, para asegurarte de estar a salvo, la distancia debe ser superior a 145 centímetros.

Según un estudio publicado en 2020, impedir que el cepillo de dientes se vea afectado por microorganismo es casi imposible. Por este motivo, la recomendación es someterlo a una limpieza adecuada antes y después de cada uso.

Desinfectarlo diariamente te dará más seguridad. Foto: Muy interesante

Existen varias formas, con diferente grado de intensidad, con la que podemos asegurarnos de asearlo correctamente. Colocarlo unos minutos en un recipiente con agua hirviendo es una forma muy eficaz para un mantenimiento diario.

Si se desea una limpieza más profunda, se puede hacer una mezcla con vinagre blanco tibio y una cuchara de bicarbonato de sodio. Allí se dejará reposar el cepillo durante dos horas y luego se tiene que enjuagar con cuidado.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?