Consejos para que el baño no sufra de humedad ni moho

Consejos para que el baño no sufra de humedad ni moho

La humedad y el moho puede apropiarse de tu cuarto de baño muy rápidamente, procura darle la importancia que merece y evita mayores problemas con estos consejos.

Napsix

Napsix

Seguramente pones mucha atención en cada una de las habitaciones de tu casa buscando que siempre luzcan limpias, ordenadas y armoniosas. Sin embargo, el cuarto de baño no siempre tiene este mismo trato, a pesar de su gran importancia. Descuidarlo un poco, implicará que la humedad y el moho se adueñen de él. Evita este gran problema teniendo en cuenta estos consejos.

El baño es el lugar de la casa donde más se utiliza agua, incluso más que en la cocina ya que durante una ducha de 5 minutos una persona consume, en promedio, unos 95 litros. Además, por lo general, no se trata de baños fríos, sino que buscamos que el agua templada nos relaje y revitalice. Obviamente, el vapor terminará incrementando los niveles de humedad dentro de este espacio.

Encontrar moho es el baño es algo muy habitual, pero nada saludable Foto: urbaniasa

La temperatura, humedad y falta de luz natural se convierte en el combo perfecto para que bacterias, mohos y hongos elijan tu cuarto de baño para vivir y reproducirse, dando no solo un aspecto estético desagradable, sino que también ponen en riesgo la salud de toda tu familia.

Combatir este problema no es tarea sencilla ya que esta situación conjuga factores estructurales con los hábitos propios de cada hogar que, en ocasiones, colaboran para agudizarlo.

Consejos para evitar la humedad en el baño

Existen cinco causas principales y cada una requerirá de una solución particular, conócelas:

1. Escasa ventilación del hogar

Si el cuarto de baño no cuenta con una ventana, salida de aire o extractor entonces deberás procurar ventilarlo de alguna forma dejando la cortina y las puertas abiertas hasta que el vapor se disipe. Seca el piso y abre las ventanas de los cuartos próximos.

2. Aislamiento insuficiente

Una de las cosas que siempre tienes que tener en cuenta si tienes la posibilidad de construir o refaccionar tu casa es que ahorrar en materiales de aislamiento, definitivamente, no es una buena idea. Debes tomar este punto como una inversión a largo plazo que evitará dolores de cabeza a futuro.

Sin embargo, después también es posible mejorar este sistema a través de membranas, paneles o siliconas especiales. Eso te ayudará a que el choque térmico entre la temperatura interna y externa provoque la humedad por condensación.

Evita que los techos y paredes florezcan con estos consejos. Foto: lavabos

3. Malos hábitos

Pasar mucho tiempo en la ducha y usar agua extremadamente caliente no solo hará que gastes una gran cantidad de agua, también colaborará a los problemas de humedad. Cinco minutos son suficientes para que tu cuerpo se relaje y te higienices.

4. Calefacción deficiente

Si durante los días fríos pones las estufas al máximo y, cuando sales de casa, las apagas, esto hará que aumente la amplitud térmica y no lograrás un ambiente confortable. Además, estarás contribuyendo al crecimiento de moho.

Procura ponerte un poco más de abrigo y mantener la colección constante.

5. Fugas

Muchas veces no nos percatamos que las cañerías de nuestra casa están sufriendo fugas hasta que es demasiado tarde y la pintura de las paredes se florecen y desgranan por completo.

Pon atención a las manchas de humedad, dónde se localizan y busca una solución.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?