Cómo limpiar los cuellos de las camisas y eliminar la suciedad por completo

Cómo limpiar los cuellos de las camisas y eliminar la suciedad por completo

Las camisas tienen zonas críticas donde la suciedad se acumula y su limpieza se puede volver algo complicada.

Napsix

Napsix

Los cuellos y mangas de las camisas blancas o de colores claras son lugares donde la suciedad penetra con mayor facilidad y quitarlas las manchas de maquillaje o sudor puede ser una tarea complicada. Algunos trucos caseros te ayudarán a limpiarlas por completo para que queden relucientes.

Al igual que con el resto de la indumentaria, leer los consejos que vienen en la etiqueta es fundamental para conocer cómo se comportará la tela a determinados procesos de limpieza. Las prendas más finas probablemente no puedan ser sometidas a productos muy fuertes o abrasivos.

Si deseas mantener tus camisas blancas relucientes, conoce la forma más eficaz para hacerlo. Foto: Pinterest

Es importante que, si las camisas no han quedado en el estado que deseabas, comiences a tratarlas apenas las saques de la lavadora sin antes secarlas o plancharlas ya que esto puede provocar que la suciedad se adhiera aún más.

El vinagre y el bicarbonato son dos de los ingredientes favoritos de limpieza y tienen grandes propiedades blanqueadoras. Su eficacia será mayor si los utilizas por separado, ya que juntos solo se neutralizarán sin que el efecto sea incremente.

Puedes colocar una taza de vinagre dentro del lavarropa o puedes frotar el líquido con un cepillo de dientes en la zona del cuello. Después se deja actuar unos 30 minutos y se enjuaga.

El bicarbonato es mejor utilizando formando una pasta con agua para luego esparcir una buena cantidad sobre las manchas, deja actuar y después cepilla. Finalmente, enjuaga la camisa.

Utiliza algunos trucos caseros para limpiar por completo los cuellos de las camisas. Foto: Hogarmanía. 

Si la prenda se encuentra muy percudida, la mejor solución es apelar al jabón blanco o en pan. Solo debes rallar una pequeña cantidad en un recipiente con agua caliente. Primero, sumérgela por completo durante unos 30 minutos para que se impregne la tela. Luego refriega con un cepillo y seca la camisa a pleno sol. Para terminar, solo tienes que lavarla como lo haces habitualmente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?