Personas narcisistas: cómo detectarlas y convivir con ellas

Personas narcisistas: cómo detectarlas y convivir con ellas

Las personas narcisistas tienen una trastorno que las hace sentir grandiosas pero son incapaces contemplar los sentimientos de otras personas. Identifícalas para poder protegerte de ellas.

Napsix

Napsix

Existe una gran diferencia entre las personas que tiene un alto autoestima y los narcisistas. El uso coloquial de términos psicológicos puede ponerlos al mismo nivel, pero este último implica un trastorno de la personalidad que puede llegar a graves estadios y es importante otorgarles ayuda a tiempo.

El nombre de esta patología hace referencia a un mito griego en donde un joven muy bello rechazaba a todos los que le declaraban su amor. Una diosa se molestó ante su arrogancia y lo condenó a enamorarse de su propia imagen reflejada en una laguna. Al no poder despegarse de ella, Narciso terminó arrojándose al agua y murió.

Foto: Psicoactiva

La historia ya nos da una pauta sobre la complejidad de este síndrome. La clave está en que, las personas narcisistas, son incapaces de sentir empatía hacia los sentimientos de los demás, además requieren de una constante reafirmación de su grandeza, lo que los convierte en muy demandantes.

Según el Manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (MDE) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, existen 9 señales que sirven para detectar este tipo de personalidades.

1-Grandiosidad: se siente los mejores en cada aspecto de la vida.

2-Únicos: consideran que, por su éxito, el resto de las personas no están a su nivel.

3-Admiración: necesitan de halagos constantes.

4-Autopercepción: consideran que sus derechos están por encima del de los demás.

5-Pretenciosos: tienen expectativas muy altas y esperan tratos diferenciales.

6- Explotadores: no tienen límites para conseguir lo que suponen que les corresponde.

7-Falta de empatía: no reconocen los sentimientos o necesidades del resto de las personas.

8-Envidia: siente que las personas tienen celos de su éxito y desconoce el mérito de otros.

9-Malos modales: son altivos, arrogantes y prepotentes.

Foto: Buena Vida

Todas estas características pueden ser reconocidas en diferentes personas, pero no las convierte estrictamente en una patología. Identificar cuando se ha convertido en un problema y repercute seriamente en la vida social es la clave para pedir ayuda.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?