Trucos para limpiar copas sin dejar manchas de agua

Trucos para limpiar copas sin dejar manchas de agua

Si al vestir tu mesa o querer degustar un vino encuentras que tus copas tienen manchas blancas de agua y no lucen brillantes, entonces debes probar estos trucos.

Napsix

Napsix

Seguramente te ha pasado de tener un instante para preparar la mesa y, al poner las copas de cristal, las encuentras opacas y con manchas, vetas o gotas blancas. Es realmente un fastidio cuando esto ocurre ya que te esmeraste en su último lavado y, aun así, no se ven con brillo. Pero no desesperes, este problema se puede solucionar fácilmente. Aprende a limpiar tus copas para que queden relucientes.

No importa si eres de los que las usan todos los días para degustar tu vino favorito o si prefieres guardarlas para recibir a tus visitas y vestir la mesa. Este tipo de situaciones todos la enfrentan y además afecta a todo tipo de recipientes de vidrio o cristal como fuentes o vasos.

Si cada vez que usas copas en tu casa debes repasarlas, entonces lee estos consejos. Foto: Palacio

Las manchas o rastros de cal del agua dejan un aspecto muy poco higiénico en la cristalería y, casi siempre, nos percatamos solo cuando las volvemos a utilizar.

Lo primero que debes saber es que, si en casa tienes un lavavajillas, no es el método más adecuado para lavar este tipo de material. A pesar de que uses productos abrillantadores, el cristal o vidrio comienza a ponerse más y más opaco tras cada proceso.

Por eso, la limpieza manual es siempre la más conveniente. Si estas piezas tienen un valor sentimental o económico importante, entonces procura tener mucho cuidado y usar guantes de látex durante el lavado para impedir que se resbalen y rompan.

La mejor forma es iniciar enjuagando para quitar los rastros de bebida, sobre todo si son de vino tinto. Luego usará agua tibia –nunca muy caliente- y jabón neutro para repasarlas con una esponja. Si existe alguna mancha resistente o que cueste sacar no se tiene que usar un estropajo metálico porque se rayarán. Lo ideal es dejarlas en remojo.

Enjuaga el jabón también con agua tibia y pon especial atención en no someter las copas a cambios bruscos de temperatura, ya que el cristal es muy sensible y puede quebrarse con facilidad. En un recipiente mezcla agua y vinagre blanco y sumérgelas durante unos segundos.

El secado es la parte más importante para que luzcan con mucho brillo. Foto: Pinterest.

Lo más conveniente es no dejar que se sequen por completo en el escurridor sino darles solo unos minutos para que el exceso de agua se evapore y después repasarlas con un paño seco que no produzca pelusa. En cuanto notemos que el trapo se ha humedecido, se debe cambiar.

Para asegurarte que conserven todo su brillo se pueden aplicar dos técnicas. Para la primera se necesitará usar alcohol –sin diluir- en un rociador y una toalla de papel. Humedece y pule la superficie hasta lograr el brillo que deseas.

También puedes poner una olla con agua y vinagre a hervir y colocar las copas encima cuando comience a salir vapor. Luego repasa con un paño seco.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?