Fobias extrañas: vivir con miedo a los ombligos

Fobias extrañas: vivir con miedo a los ombligos

La omfalofobia es el miedo o temor irracional a ver o tocar ombligos. Puede tener fuertes repercusiones en la higiene y vida social de quienes lo padecen.

Napsix

Napsix

Las fobias son trastornos de ansiedad que nos hacen actuar de forma irracional y desproporcionada ante algo al que le adjudicamos un grado de peligrosidad. En algunos casos, los objetos, animales o entidades a los que le tememos son completamente extraños. Es el caso de la Omfalofobia, que es el miedo a los ombligos.

Klhoe Kardashian confesó durante una entrevista tener que ponerse guantes para poder asearse su propio ombligo. Es que, según comentó, no soporta siquiera verlos.

Klhoe Kardashian padece omfalofobia. Foto: Instagram

Este tipo de padecimientos es más habitual de lo que se cree, aunque como la mayoría de las fobias específicas no han sido indagadas a fondo por la ciencia, sino que se incorporan dentro de los trastornos de la ansiedad.

Usualmente los diagnósticos suelen ser tardíos y solo llegan cuando las repercusiones en la vida de quienes la sufren son de importancia.

En rasgos generales, las causas de la omfalofobia pueden deberse a 4 grandes aspectos. La primera, y más frecuente, es debido a una situación traumática. Es decir, sufrir una lesión o padecer una infección en el ombligo puede despertar este tipo de fobias.

El condicionamiento vicario puede ser otro de los motivos. Esto ocurre cuando una persona cercana padece lesiones o infecciones en esa zona y esto nos provoca un trauma.

Personas con cierta predisposición a sufrir ansiedad pueden canalizarla de diferentes formas. Esta es la tercera causa más usual.

El miedo a los ombligos puede tener fuertes repercusiones en la higiene y la vida social. Foto: iStock

Finalmente, algunos estudios indican que ciertos miedos pueden “heredarse”. Esto implica que, si crecemos con alguien que muestra temor o asco hacia los ombligos, podemos comportarnos de la misma forma.

Según el grado de gravedad, la omfalofobia puede ser tratada con diferentes terapias e, incluso, con fármacos. Exponer de forma paulatina al paciente al objeto que le provoca temor implicará que las defensas comiencen a bajar y este se vuelva poco a poco tolerable.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?